ElEconomista.com.mx. Inversiones entre US$30.000 y US$40.000 millones de dólares se encuentran detenidas por la tardanza del Congreso mexicano para legislar las leyes secundarias en materia energética, que podrían empezar a reflejarse en la economía en los próximos seis y ocho meses, de contar con reglas claras y certeza jurídica, sostuvo Francisco Funtanet, presidente de la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (Concamin).

El empresario estableció que a México sólo le falta “el moñito” (las leyes secundarias), para que pueda crecer a tasas superiores a 5% anual y los inversionistas cuenten con certeza jurídica.

En entrevista posterior al arranque del Movimiento Nacional de Innovación promovido por la Industria, el líder de los industriales dijo que ya se externó a los legisladores la inquietud de los empresarios para aprobar la reglamentación de la reforma energética, para dar certeza a la inversión en el abasto de electricidad y gas natural.

“México está de moda en el mundo, tiene una gran expectativa, somos un país con enormes ventajas competitivas, una mano de obra calificada, marco jurídico, paz, lo que nos falta es poner el moñito al tema que son las leyes secundarias, eso dará inversión en la industria”, aseguró el presidente de la Concamin.

Abundó que la certeza que da la reforma energética con sus reglas secundarias, sobre todo en abasto de hidrocarburos, traerá resultados inmediatos en el sector industrial mexicano. Sin embargo, muchas de las inversiones podrán consolidarse cuando haya certeza a largo plazo y abasto de gas, y “entonces la inversión en el sector industrial será inmediata”.

Francisco Funtanet recordó el anuncio de inversión realizado por el gobierno federal y la industria para los gasoductos, por un monto de US$9,000 millones, los cuales —dijo— ya están en proceso de operación.

*Lea además: Reforma dará estabilidad a las finanzas públicas