El Cairo, Egipto. La economía global soportaría que el crudo llegue a US$100 dólares por barril, dijo hoy el ministro de Petróleo de Kuwait, mientras otros exportadores árabes señalaron que la Opep podría votar en contra de un alza en la producción durante el 2011 porque el mercado está bien abastecido.

Analistas han dicho que los países productores de petróleo probablemente eleven la producción -después que el crudo subiera en más de un 30% desde un mínimo en mayo- porque temen que los precios perjudiquen el crecimiento económico en naciones importadoras de combustible.

El crudo Brent en el índice de referencia europeo ICE para febrero cerró a 93,46 el viernes tras tocar un máximo de 94,74 dólares por barril, su nivel más elevado desde octubre del 2008.

Los países exportadores árabes reunidos en El Cairo este fin de semana dijeron que no veían necesidad de abastecer de más crudo, dado que las acciones estaban elevadas y los precios estarían inflados temporalmente por el frío clima de Europa.

Consultado sobre si la economía mundial podría soportar un precio de US$100 por barril del combustible, el ministro de Petróleo de Kuwait, el jeque Ahmad al-Abdullah al-Sabah, contestó: "Sí, puede".  

El nuevo ministro de Petróleo de Irak y el jefe de la Corporación Nacional de Petróleo de Libia sostuvo que US$100 era un precio justo, mientras que el ministro de Qatar, Abdullah al-Attiyah, dijo que no esperaba que la Opep incrementase la producción en el 2011.

"No espero una reunión de la Opep antes de junio porque los precios del petróleo están estables", sostuvo.

Algunos delegados incluso llamaron a los exportadores a cumplir mejor con los límites de producción acordados. El cumplimiento de los miembros de la Opep de las reducciones prometidas alcanzó un 56% en noviembre.

Al ser consultado sobre si la producción podría elevarse, Sheikh Ahmad dijo: "No. Más conformidad, más conformidad".

El encuentro en El Cairo de la Organización de Países Arabes Exportadores de Petróleo (OAPEC, por sus siglas en inglés) reunió a los miembros árabes de la Opep, incluyendo al primer exportador, Arabia Saudita, y a naciones que no pertenecen al organismo global, como Tunisia, Egipto, Siria y Bahréin.

La Opep redujo drásticamente su producción cuando la crisis financiera global del 2008 provocó un colapso de los precios del crudo.

Como la demanda ha subido bruscamente el 2010 y se espera que aumente más el 2011, el mercado está atento a si la Opep decide liberar al menos parte de su capacidad libre para evitar que los precios suban a cerca de 150 dólares por barril, como lo hicieron antes de la crisis en el verano boreal del 2008.

El ministro de Petróleo más influyente de la Opep, el saudita Ali al-Naimi, dijo el viernes pasado que se sentía feliz de todos modos con un precio del petróleo de US$70 a US$80 por barril y que no había necesidad de una reunión adicional de la Opep antes de la que está programada para junio

Otros en el grupo han estado presionando por un precio más elevado, argumentando que el alivio cuantitativo y un bajo dólar, que provocaron alzas en los mercados financieros, implican que la fortaleza del precio del petróleo es parcialmente nominal.

El ministro de Petróleo egipcio, Sameh Fahmy, dijo que el actual incremento en los precios del insumo eran resultado de una demanda más elevada en el combustible para calefacción por causa del frío invierno de Europa.

En tanto, el ministro de Petróleo de Emiratos Arabes Unidos, Mohammed al-Hamli, sostuvo que los inventarios de crudo están "bastanhte elevados. Es la cantidad más elevada sobre el promedio a cinco años (...) El mercado está bien abastecido".