Uruguay “tiene el peor combustible de América Latina” lo que no solo daña el medio ambiente sino que rezaga la modernización del parque automotor, advirtió la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay (ACAU).

En un artículo que la gremial incluye en su anuario –difundido este martes- se asegura que con el alto nivel de azufre del gasoil que produce Ancap, mayor a 50 partículas por millón (ppm), “afectamos el medio ambiente, no podemos ofrecer motores de última generación y a muy largo plazo, podemos afectar la salud de nuestra gente”.

La petrolera estatal uruguaya llegó a distribuir un gasoil con bajo nivel de azufre, producido en Estados Unidos, para abastecer a los motores de última generación. Además, tiene un plan para que este año esté funcionando una planta de desulfurización, pero a niveles que ya son obsoletos respecto a los estándares internacionales.

Ancap prevé producir a partir de junio un combustible con un máximo de 50 ppm, pero en Europa la exigencia es de entre 10-15 ppm.

“Las nuevas exigencias del mercado automotor llevarán a que el gasoil no tenga la calidad suficiente para adaptarse a las exigencias de Europa”, dice la ACAU.

Mientras, Argentina y Brasil adecuan la calidad de sus combustibles a los estándares internacionales.

Jonhy Linder, consejero de la ACAU, explica en el artículo que “la calidad de los combustibles se relaciona exclusivamente con la reducción de las emisiones, la exigencia de motores más eficientes que consumen menor cantidad de combustible por 0 KM y, en definitiva, en ser consistentes con el concepto de sustentabilidad que está muy inserto en la mentalidad europea”.