El presidente de la Asociación Rural del Uruguay (ARU), José Bonica, consideró que difícilmente en el actual ejercicio se pueda exportar ganado en pie al mismo nivel que en el anterior y que eso va a repercutir en el mercado de haciendas.

Luego de la reunión mantenida con el ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, junto a otras gremiales, este miércoles, destacó a los periodistas la importancia de que el gobierno interactúe con los  privados.

Además, reiteró el concepto de que antes que se tomen decisiones en políticas públicas sea escuchada la sensibilidad de los  privados y, por lo tanto, alentó a nuevas reuniones con el ministro.

Acerca de la exportación de ganado en pie, dijo que el sector ganadero valora la importancia que ha tenido esta herramienta en el incremento de la faena -y de más puestos de trabajo- durante los últimos 20 años de vigencia de esta modalidad comercial.

"El ministro nos recalcó que en el último ejercicio agrícola julio 2010/junio 2011 se exportaron  307.000 reses y que los criterios se van a mantener, pero nosotros sabemos que en lo que va del presente ejercicio agrícola 2011/2012, al terminar el primer semestre en diciembre pasado, se han exportado solo 50.000 cabezas", detalló.

En tanto, explicó que eso quiere decir que al país le queda una brecha de 250.000 cabezas para vender en este segundo semestre del ejercicio si se quiere exportar igual que el año anterior y que deberían embarcarse a partir del 1° de marzo próximo, considerando que durante febrero no será posible por la vacunación contra la fiebre aftosa.

"Suponemos que esto va a repercutir en el mercado, porque la demanda existe, pero falta que la capacidad de certificación del ganado ocurra, porque lo demás fue garantizado por el ministro que se van a respetar los criterios utilizados hasta ahora", explicó la autoridad.

En tanto, en la conferencia y sobre la importancia del período de vacunación contra la aftosa, expresó que "debemos dar lo mejor de nosotros mismos, todos, principalmente los productores, también los servicios oficiales, (y) el resto de la sociedad que no está directamente vinculada (...), estoy hablando del turismo, debemos entre todos dar lo mejor de nosotros mismos para mantener este flagelo fuera del país".

"La región no es lo que pensábamos que era y eso hace que debamos redoblar nuestros esfuerzos", reflexionó.

Falta un compromiso de todos. Del tema brucelosis "queremos reafirmar que para tener éxito en cualquier emprendimiento y en la erradicación debe haber un compromiso de todos. Con este compromiso hoy, nosotros tenemos alguna discrepancia con el ministerio pero lo planteamos de manera constructiva, no vemos que exista", afirmó Bonica.

"Reconocemos que es una enfermedad importante en la producción animal, pero también es una zoonosis, podría llegar a ser importante para los seres humanos, así que debemos trabajar en eso y ojalá tengamos el compromiso de todos que hoy tenemos que decir con franqueza no lo vemos", manifestó.

José Bonica aludió a "temas que no se hablaron en la reunión" -entre el ministro Aguerre y las gremiales- y señaló su deseo de dejarlos expuestos en la conferencia.

Concretamente, aludió a la ley del Impuesto a la Concentración de Inmuebles Rurales, "que no ha tenido el apoyo no solo de los productores, sino de muchos; las leyes además necesitan sus reglamentaciones, es un tema que nos interesa, en términos generales potencian o minimizan efectos positivos o negativos de las leyes", mencionó Bonica.