Paraguay. El boom inmobiliario registrado en los últimos años también alcanzó al sector comercial, especialmente por la apertura y ampliación de shoppings, paseos y locales gastronómicos. 

Con más de 20 años de presencia, el Shopping Mariscal habilitó en noviembre del 2016 su nuevo edificio. Esto significó más de 50 nuevas tiendas y un área corporativa que demandaron más de US$ 40 millones. De contar con 147 locales, pasó a 203, con 1.200 lugares de estacionamiento, y recibe a 600.000 personas por mes.

En diciembre del 2016 le tocó el turno al Shopping del Sol, que inauguró 60 nuevas alternativas comerciales, sumando así 210 locales en todo el complejo. Su capacidad de parking es para 1.530 vehículos y registra un flujo de 600.000 visitantes por mes. La inversión para su nueva ala, al oeste de la edificación original, llegó a US$40 millones.

El Villamorra Shopping también se expandió, y de tener 95 locales pasó a 127 en el 2015.

En tanto que la nueva propuesta que se asentó en la capital y abrió sus puertas en mayo del 2016, con una capacidad de estacionamiento de 3.500 vehículos y dos torres de oficinas, fue el Paseo La Galería. Walter Allende, gerente del emprendimiento, indicó que de tener una capacidad inicial de 140 tiendas en su apertura, el shopping pasó a 175 en poco más de un año, lo que representó un crecimiento del 25%.

Comentó que reciben más de 550.000 personas mensualmente. El ejecutivo mencionó que de momento se encuentran invirtiendo otros US$2 millones para la próxima apertura de un hotel y un centro de convenciones en el lugar.

La madre de ciudades también reportó en los últimos años la construcción de paseos comerciales de menor porte, asentados especialmente en los barrios Villa Morra y Carmelitas. 

Jorge Mendelzon, presidente de la Cámara Paraguaya de Centros Comerciales, expresó que ese sector aporta gran dinamismo a la construcción y generación de fuentes de trabajo, considerando que en promedio cada local de shopping tiene seis a ocho colaboradores. Añadió que el área retail creció radicalmente en metros cuadrados y en inversiones. “Solo en Asunción y alrededores se inyectaron unos US$300 millones en los últimos tres años”, dijo.

Puntualizó que este escenario hizo que se diera una saturación en el mercado y por ende una sobreoferta. 

El empresario alegó que Paraguay se volvió interesante para el turismo de compras y que continuará la ola de apertura de centros de compras, pero hacia el interior del país. Recalcó que la competencia desleal sigue afectando al sector ante la falta de acciones concretas de parte del sector público.