Un programa de electrificación mediante energía renovable para poblaciones rurales de Panamá tiene un atraso aproximado de tres años, debido a negociaciones con las empresas distribuidoras, que son las que se encargan del mantenimiento, cobro y servicio que necesitan los nuevos clientes.

El referido proyecto, un programa de la Oficina de Electrificación Rural (OER) que es financiado, desde 2007, con un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de $35 millones y que debió terminar el año pasado, solicitó una extensión del contrato por dos años más, reporta el periódico Panamá América.

A lo largo de esos 24 meses, buscarán desarrollar ciertos programas que incluyen la electrificación con paneles solares y tendido eléctrico que beneficiará -para finales de la actual administración- a unas 60.000 familias, aproximadamente.

Según la Oficina de Electrificación Rural se espera que en dos años se logre que un 96% del país esté totalmente electrificado.

Estudios recientes indican que el déficit de electricidad en Panamá es de entre un 15% y un  17%.