Frankfurt. Volkswagen anunció este miércoles que su marca de lujo, Audi, volvió a ser el principal contribuidor a sus resultados con un beneficio operativo entre enero y septiembre de 2.270 millones de euros (US$3.156 millones) gracias a una sólida demanda de coches de lujo, especialmente en China.

El beneficio operativo del grupo aumentó a 4.830 millones de euros (US$6.716 millones) frente a 1.520 millones de euros (US$2.133 millones) en 2009, los ingresos se incrementaron un 20% a 92.500 millones de euros (US$128.630 millones) frente a 77.200 millones de euros (US$107 mil millones) y el beneficio bruto avanzó a 5.440 millones de euros frente a 1.070 millones de euros.

La principal marca del grupo, VW, contribuyó con 1.550 millones de euros a los resultados de los nueve primeros meses, frente a los 314 millones obtenidos por Czech Skoda y a los 684 millones de sus servicios financieros. En cambio, la maltrecha marca española Seat tuvo una pérdida neta de 218 millones de dólares en el periodo, y Bentley una pérdida de 145 millones.

El mayor fabricante de automóviles de Europa por ventas reiteró que el fuerte crecimiento general registrado en los últimos meses se ralentizará en el cuarto trimestre.

El consejero delegado, Hans Dieter Poetsch, prevé que los ingresos de ventas y el beneficio operativo seguirán evolucionando positivamente este año.

El viernes, Volkswagen ya publicó resultados adelantados de nueve meses para el grupo, cifras que superaron las expectativas del mercado.