Changchun. La compañía Audi planea lanzar cinco vehículos de energía limpia y expandir su producción anual en China hasta un millón de unidades en los próximos cinco años, informó ayer viernes la firma sino-germana FAW-Volkswagen.

Entre los cinco nuevos vehículos se encuentran los modelos Audi A6L e-tron, Q7 e-tron y A3 Sportback e-tron, además de un vehículo todoterreno totalmente eléctrico con una autonomía de 500 kilómetros.

Al mismo tiempo, Audi también intenta lanzar nuevos modelos producidos localmente en China, entre ellos el Q2, para satisfacer las necesidades de los consumidores de diferentes grupos de edad.

El Q2, el todoterreno más pequeño de Audi, será producido en la fábrica de FAW de Foshan, ciudad de la provincia meridional de Guangdong.

Para 2020 las cinco fábricas de FAW-Volkswagen en China tienen previsto contar con una capacidad de producción anual de tres millones de unidades y Audi prevé sacar al mercado anualmente un millón de vehículos.

El año pasado FAW vendió 589.088 vehículos de Audi, suponiendo casi una tercera parte del mercado de coches de lujo de China.

Sin embargo, las ventas de Audi en China tuvieron un inicio difícil en 2017, ya que despachó 35.200 unidades en enero, un 35,3 por ciento interanual menos. Sus dos competidores, Mercedes Benz y BMW, vendieron 58.800 y 51.300 unidades, respectivamente.

Sin embargo, Jing Qingchun, subdirector ejecutivo de la división de ventas de Audi de FAW-Volkswagen, se mostró optimista y apuntó que Audi volvería a tomar la delantera en 2017.

"Haremos ajustes estratégicos de acuerdo con las fluctuaciones del mercado", señaló Jing.