Tras el lanzamiento de los modelos renovados A6 y A7, Audi apuesta al crecimiento en el mercado interno en el 2015, el cual será superior al registrado por a la industria automotriz en el 2014, aunque en esta ocasión se espera sea de un sólo dígito, a diferencia del comportamiento del segmento en el año previo, aseveró su director general en México, Walter Hanek.

En el 2014, la firma alemana creció 10,5%, con una venta de casi 13.000 unidades; sin embargo, este año el dinamismo será menor ante la introducción de nuevos modelos, lo cual obligará a un reacomodo de preferencias entre los consumidores mexicanos, gracias al liderazgo de la tecnología e innovación en sus productos, destacó.

Entrevistado en el marco de la presentación de los modelos A6 y A7 por la Oficina de Convenciones y Visitantes de Monterrey (OCV), el ejecutivo de Audi acotó: “Este año todos (los segmentos) van a crecer y Audi, por los lanzamientos que planea con el A6 y A7, y con el A1 y Q3, que son productos de volumen, impulsará ventas y atraeremos a más clientes a la marca”.

Estimó que la industria automotriz mexicana mantendrá un ritmo de crecimiento “fuerte” para el resto del año, pues los efectos de la paridad cambiaria y el petróleo no han afectado a las ventas de Audi.

No obstante consideró que, debido al recorte del gasto gubernamental en México, lo más probable es que los incentivos a las financieras de marca para detonar la venta de autos no lleguen, lo que de alguna manera inhibiría el buen dinamismo de la industria automotriz.

“Vimos que el año pasado el gobierno inició con incentivos a través de Nacional Financiera para incentivar el mercado... pero este año no creo que se den por los ahorros que el gobierno ha anunciado (...) Eso impactará las acciones del gobierno, de no incentivar a la industria”, expresó.