La Habana. La cosecha tabacalera en la provincia de Pinar del Río, en el extremo oeste de Cuba, considerada como la mejor tierra para la siembra del tabaco, creció 21 por ciento en relación con el pasado año, informaron funcionarios del sector.

"Los tabacaleros de Pinar del Río cosecharon 16.204 toneladas de tabaco, 21 por ciento más que en 2014", señalaron fuentes del sector citados por el diario local "Granma".

La recolección aumentó 3.400 toneladas, cantidad que puede incrementarse en al menos otras 100 toneladas en los próximos días.

En Pinar del Río, a unos 150 kilómetros al oeste de La Habana, existen las condiciones climatológicas propicias para desarrollar ese cultivo con eficiencia: una humedad relativa de 79 por ciento y una temperatura media de 25 grados Celsius, además de las características lluvias en esa zona que favorecen las plantaciones.

Las mejores hojas se cosechan en la zona de Vuelta Abajo, entre los ríos Hondo y Cuyaguateje, específicamente en las vegas de tabaco de San Juan y Martínez, San Luis, Pinar del Río, Guane y Sandino.

El área de Vueltabajo produce alrededor del 70 por ciento de los niveles totales de tabaco de la isla.

Para la actual campaña tabacalera se plantaron unas 16.000 hectáreas, pero la severa sequía que sufre casi todo el país, considerada la peor en 115 años, afectó más de 1.000 hectáreas de cultivos en esa provincia, según el Ministerio de Agricultura.

"La prolongada sequía que ya causó estragos en la cosecha anterior, también conspira contra tales propósitos", señalaron las autoridades del sector, quienes apuntaron que "la única alternativa es hacer una campaña temprana para depender menos del riego".

Por indicación del Ministerio de Agricultura ya se aseguran condiciones en la zona para la preparación de los suelos, el vertido de materia orgánica y el acondicionamiento sobre todo de las áreas de tabaco tapado.

Aun cuando se aplican novedosas técnicas para el sembrado, todavía se emplean métodos menos invasivos, como el arado criollo, para surcar la tierra antes de la siembra, la guataquea del tabaco, el rastrillo tirado por bueyes y la preparación de los suelos por tracción manual.

La cosecha tabacalera emplea a unos 150.000 trabajadores, aunque esa cifra puede aumentar hasta 250.000 en los momentos "pico" de la recolección.

El tabaco es el cuarto sector económico de la isla que reportó a la isla en 2014 ingresos superiores a 439 millones de dólares, según directivos de Habanos S.A., la comercializadora en exclusiva de las 27 marcas tabacaleras de Cuba