El bajo precio del dólar y la llegada del verano han incentivados los viajes dentro de la población, y este positivo escenario para el turismo ya se dejan sentir en la economía.

Desde enero a octubre de 2010, Brasil ha recibido US$ 4.800 millones por concepto de ingreso de divisas extranjeras al país, 10,13% más que el mismo periodo de 2009, según los datos entregados por el Banco Central de Brasil.

Sólo en octubre, US$ 436 millones registró el país de ingresos gracias a los visitantes que han disfrutado de los atractivos que ofrecen las ciudades brasileñas. 

Comparando el acumulado de los primeros diez meses del año de 2010 con el mismo periodo de 2003, el ingreso de divisas aumentó en un 142%. Esto, debido a que en 2003 comenzó el trabajo de promoción turística de Brasil en el exterior, de la mano del Instituto Brasileño de Turismo (Embratur), para posicionar al país como unos de los principales destinos de viajes en el mundo.

En tanto, el gasto de turistas brasileños en países extranjeros entre enero y octubre de 2010 aumentó en un 36,9% en comparación con el año anterior.

El cálculo entregado por el Banco Central incluye los gastos realizados con tarjetas de crédito internacionales.