Las ventas por blindaje de vehículos en Guatemala se dispararon en 70% este año, debido al auge delincuencial y la cercanía del período electoral, indicaron fuentes de la industria.

Empresarios y políticos incrementaron la demanda del producto, estos últimos por una campaña presidencial que se teme sea violenta, según un reportaje del matutino guatemalteco El Periódico.

“Muchas personas particulares están buscando protección, ya no son sólo empresarios. La época electoral hace que muchas personas quieran blindar sus carros para proteger a sus familiares”, dijo el mencionado rotativo José Chocano, gerente de la empresa Blinda2.

Ana María Escobedo, del área de ventas de Blindajes Artesanales de Guatemala, S.A., estima que la demanda ha subido hasta 70% con respecto al año pasado

No solamente están aumentando las peticiones, sino que cambian las tendencias en el mercado. Políticos y clientes del interior del país están solicitando protección para las armas de grueso calibre, incluso el blindado de llantas.

Los precios para blindar un automotor varían dependiendo del modelo y el nivel de blindaje. Por ejemplo, un nivel entre 2 y 3 se calcula en $19.000 (US$2.366), mientras que los 4 y 5, que repelen ataques de grueso cailbre, pueden costar hasta $45.000 (US$5.600).

Las personas que sufren amenazas sorpresas y los extranjeros también optan por rentar un auto blindado, a un precio que oscila entre $300 (US$37) y $900 (US$112) diarios. Según Anthony Afre, gerente general de Blindarent, la demanda del servicio ha subido en 50% con respecto a 2009.

Los organismos de Gobierno también están tomando sus precauciones. Por ejemplo, el Ministerio de Gobernación destinó cerca de $1 millón (US$124 mil apróx.) para proteger 67 vehículos, en contratos brindados a la empresa Blindajes de Centroamérica (Blindeca) y a Blindados Exóticos, según el sitio web Guatecompras.

Según El Periódico, no existen cifras exactas sobre el número de automóviles blindados cada año, pero se estima extraoficialmente que soberpasan las 600 unidades.