Buenos Aires. El abanico de ofertas de créditos hipotecarios ofrecidos por la banca oficial y la privada resultan atractivos para el público consumidor, que efectúa consultas vía web o concurre personalmente a las entidades, pero la inflación que afecta la economía sigue siendo el obstáculo para contraer deudas que se actualizan con el costo de vida, según coinciden distintas fuentes.

José Rozados, del sitio especializado Reporte Inmobiliario, dijo a Télam que "interés por parte de la gente hay, pero no consiguen que los bancos les expliquen cómo va a evolucionar la cuota del crédito".

Opinó que "por parte de los bancos falta una actitud agresiva de comunicación, donde se grafique cómo va a evolucionar la deuda. Hay un divorcio entre lo que necesita la demanda y lo que comunica la banca. Los bancos asumen un papel tímido, de compromiso. Falta publicidad en los medios gráficos tratando de vender. El crédito es un camino de a dos", indicó.

Por su parte, el economista Lorenzo Sigaut Gravina, de la consultora Ecolatina, detalló a Télam que "históricamente los préstamos hipotecarios constituyen un stock de menos de un punto del PBI nacional. Es el gran problema del financiamiento para acceder a la vivienda".

"Nuestro sistema financiero es chico y hay inflación, por lo que los créditos a largo plazo habían caído", explicó, de ahí que el Banco Central recurrió a la unidad de cuenta de los UVIs, que se actualizan con la tasa de inflación más unos puntos de tasa de interés", recordó.

"Este sistema es nuevo. Si el salario del que contrae el préstamo va por debajo de la inflación, no se sigue ajustando, sino que se dispone un tope", detalló.

Concluyó que el sistema puede generar beneficios pero "en el mediano plazo" y ejemplificó que "si la inflación vuelve al 2% mensual este préstamo será repagable", consideró.

El último informe del Colegio de Escribanos de la ciudad autónoma de Buenos Aires indica que el crédito hipotecario constituyó el 10% de las escrituras suscriptas en julio último y es el mismo porcentaje del año pasado.

La protesorera del Colegio, la escribana María Eugenia Diez, dijo que "creemos que algo se va reactivar en materia de crédito hipotecario. Hay gente que va a querer asumir el riesgo. No será algo masivo. La gente tiene desconfianza por la inflación", expresó.

Aclaró que durante las hipotecas el banco interviniente usa su propio escribano pero al momento de la compraventa el comprador puede elegir su escribano de confianza.

Los bancos describen al comportamiento de la demanda y en el caso de Santander Río, indicaron que el público interesado en préstamos hipotecarios basados en UVI "supera de lejos al resto de las entidades financieras" por la celeridad de su página web que en 48 horas comunica al cliente si aprueba o rechaza su solicitud.

"Actualmente, al 1 de agosto, el Santander Río ha pre-aprobado solicitudes por un total de $ 3.000 millones desde mediados de junio pasado, y ha rechazado aproximadamente el 24% de los pedidos realizados on line. Esto supone un nivel de pre-aprobación de $ 2.000 millones mensuales, lo que arroja una proyección anual de entre 20.000 y 25.000 millones de créditos que pueden ser otorgados", indicaron a Télam ejecutivos de la entidad.

Pero hasta tanto la tasa de inflación no se reduzca, resulta improbable que la demanda de estos préstamos y su concreción lleguen a los montos de miles de millones de pesos que surgen de las pre-aprobaciones del que registra el sistema financiero.

El Banco Hipotecario informó que "contamos con 92 créditos en proceso de escrituración, de los cuales 62 corresponden a compra de vivienda y 30 a construcción. El monto total es de $ 94,16 millones, lo que da un promedio de más de un millón de pesos por crédito. A su vez, hay 3.371 créditos hipotecarios UVIs preaprobados, a la espera de que los clientes presenten toda la documentación".

El viernes pasado se otorgó el primer crédito para la construcción en UVIs en la ciudad de Rafaela, Provincia de Santa Fe. Los beneficiarios del préstamo son una pareja de joven de la ciudad, que cuenta con un terreno propio y decidió comenzar el trámite a los pocos días de anunciada la nueva línea.