Los ingresos en divisas por turismo relacionado con la salud crecieron más de 25% en Argentina en los últimos cuatro años hasta alcanzar los cerca de US$100 millones anuales, según cifras oficiales.

Más de 9.000 pacientes extranjeros viajan cada año a Argentina a recibir tratamiento médico por distintas dolencias o someterse a intervenciones relacionadas con cirugía estética, según un informe del ministerio de Turismo al que tuvo acceso el diario Clarín.

Los pacientes permanecen en el país una media de 10 días y gastan unos US$1.100 diarios por recibir tratamientos médicos de alto nivel con precios que, habitualmente, se pactan en dólares aunque después se abonen en pesos, la moneda local.

Especialistas locales sostienen que las tarifas que se cobran en Argentina por algunos tratamientos son muy ventajosas en relación al promedio internacional.

Así, según el diario, una intervención para colocar un "by pass" cardíaco cuesta en el país unos US$15.000  frente a los 144.000 que puede alcanzar en Estados Unidos.

Una operación de busto puede conseguirse en Argentina por US$3.000 dólares, un "lifting" por US$2.500 y un implante dental por unos US$700.

Los pacientes extranjeros que acuden a Argentina a tratarse proceden tanto de los países vecinos, como Uruguay o Paraguay, como de Centroamérica, Estados Unidos y Europa.