Londres. El aumento de la producción mundial de petróleo, impulsado en buena parte por Estados Unidos, probablemente sobrepasará el ritmo de crecimiento de la demanda durante este año, dijo este martes la Agencia Internacional de Energía (AIE).

El organismo con sede en París elevó su pronóstico sobre el crecimiento de la demanda mundial de crudo en 2018 a 1,4 millones de barriles por día, desde la estimación previa de un alza de 1,3 millones de bpd, luego de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) elevara su cálculo sobre la expansión económica global para este año y el próximo.

La demanda de petróleo creció a un ritmo de 1,6 millones de bpd en 2017, dijo la AIE en su reporte mensual para el mercado.

Sin embargo, el veloz ascenso de la producción de crudo, particularmente en Estados Unidos, podría sobrepasar con creces cualquier alza de la demanda y comenzar a presionar los inventarios globales, que ahora están a poca distancia de alcanzar su promedio móvil de cinco años.

La producción de crudo podría alcanzar 11 millones de bpd para fines de este año, de acuerdo a estimaciones de la Administración de Información de Energía (EIA).

"Hoy, luego de haber recortado costos dramáticamente, los productores estadounidenses están disfrutando una segunda ola de crecimiento tan extraordinario que podría llevar a que su ascenso de producción de líquidos iguale el crecimiento del consumo", indicó la IEA.

"En sólo tres meses a noviembre, la producción de crudo (estadounidense) aumentó en un volumen colosal de 846.000 bpd y pronto rebasará los suministros de Arabia Saudita. Para fines del año, también podría superar a Rusia para convertirse en líder global", aseveró.

La producción de crudo podría alcanzar 11 millones de bpd para fines de este año, de acuerdo a estimaciones de la Administración de Información de Energía (EIA).

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), junto con otros exportadores como Rusia, acordaron mantener una restricción conjunta de sus suministros de crudo por segundo año consecutivo en 2018, a fin de conseguir que los inventarios globales bajen y apuntalen los precios del barril.

Los inventarios petroleros de las naciones más ricas del mundo bajaron en 55,6 millones de barriles en diciembre, a 2.851 millones de barriles, su descenso más acentuado en un mes desde febrero del 2011, de acuerdo a la AIE.

Durante el 2017, los inventarios cayeron en 154 millones de barriles, a un ritmo de 420.000 bpd. Para fines del año pasado se ubicaban apenas 52 millones de barriles por encima de su promedio de cinco años, y las existencias de los derivados de petróleo se situaban por debajo de ese umbral, indicó la agencia.