Washington, D.C. / Ciudad de México. La construcción de Aura Solar I de 30 megavatios, la primera planta solar a gran escala en México y la primera desarrollada por el sector privado en el país, cuenta con financiamiento.

Esto, luego que la Corporación Financiera Internacional (IFC), miembro del Grupo Banco Mundial enfocado en financiamiento al sector privado, otorgó US$25 millones ($315 millones en pesos), y lideró la estructuración de US$50 millones adicionales ($630 millones de pesos) en un crédito del banco de desarrollo mexicano, Nacional Financiera, (Nafin).

Se estima que México podría alcanzar una capacidad instalada para generación de energía solar de hasta 2.000 megavatios hacia el 2020.

Aura Solar I ha sido desarrollado por la empresa mexicana Gauss Energía que, a su vez es propiedad y está controlada por el grupo de inversión mexicano Corporación Aura Solar.

La planta está localizada en el estado de Baja California Sur y suministrará energía a la sub-estación de Olas Altas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la empresa pública de electricidad en México.

Es también el primer proyecto de generación eléctrica desarrollado bajo el modelo regulatorio de “pequeño productor” y financiado bajo la modalidad de financiamiento de proyectos (“project finance”).

El modelo de pequeño productor permite que las pequeñas generadoras con capacidad instalada de hasta 30 megavatios puedan asegurar derechos de transmisión, interconexión y suministro de energía con la CFE.

Las generadoras que operan bajo esta modalidad venden electricidad a precios variables y por tanto carecen de un acuerdo de compra de energía a precio fijo, lo que conlleva a que este tipo de proyectos esté expuesto a volatilidad en el precio de la energía producida.

“Aura Solar I representa el primer paso de una iniciativa que busca convertise en una plataforma para desarrollar más plantas fotovoltaicas en México bajo los modelos regulatorios de pequeño productor y autoabastecimiento. Valoramos el apoyo de IFC y Nafin en este proyecto y esperamos fortalecer estas relaciones para proyectos futuros”, dijo Héctor Olea, presidente y director general de Gauss Energía.

Por su parte, Bernard Sheahan, director de IFC para Infraestructura y Recursos Naturales en América Latina y el Caribe, y África Sub-Sahariana, declaró que “México tiene un potencial formidable de irradición y energía solar. El liderazgo de IFC estructurando el financiamiento de Aura Solar I demuestra que proyectos de energía solar a gran escala son viables en México y que el financiamiento de proyectos puede realizarse por sus propios méritos alrededor del componente de precios variables dentro del modelo de pequeño productor”.

Además, declaró que IFC "está comprometido a impulsar el pleno desarrollo de la energía solar en México y a asociarse con otras instituciones financieras como Nafin para apoyar al gobierno de México en alcanzar sus metas de mitigación y adaptación al cambio climático”.

El proyecto es sostenible y no requiere de subsidios gubernamentales. La nueva planta solar reducirá el precio de energía para CFE en Baja California Sur al reemplazar plantas antiguas que generan electricidad a base de diésel y otros combustibles altamente contaminantes.

Se espera que la planta genere aproximadamente 82.000 gigavatios hora de energía por año –que es equivalente al consumo de energía de 164.000 personas- y eliminará la generación de 60.000 toneladas de dióxido de carbono cada año, contribuyendo con ello a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

El financiamiento de Aura Solar I está enmarcado en la estrategia de IFC de promover la expansión de energía renovable en México. En este sentido, a la fecha IFC ha liderado el financiamiento a largo plazo de dos proyectos pioneros de energía eólica en el país: la planta Eurus de 250 megavatios y la planta La Mata-La Ventosa de 67,5 megavatios, que han contribuido a sentar las bases para la creciente participación del sector privado en el sector de energía eólica en México.