El socio director de la concesionaria automotriz Grunfeld, Jaime Luongo Roca, se encuentra en el ojo del huracán, debido a las denuncias de trabajadores y clientes de la firma que señalan una masivo fraude por la no entrega de vehículois que fueron pagados, además del despido de 500 empleados, la eventual quiebra de la empresas y hasta la fuga de Chile del empresario.

Luongo es uno de los empresarios más conocidos del sector y cabeza de esta concesionaria nacida de la fusión de los concesionarios Chevrolet Grunwald y Enfe. Sus colegas destacan que bajo su gestión se fortaleció con la comercialización de la marca Chevrolet en el país sudamericano.

Premiado. El empresario también fue uno de los directores de la Cámara Nacional de Comercio Automotriz (Cavem) durante el período 2008-2010.

Hace 2 años fue galardonado como el "empresario automotor 2010, por su destacada trayectoria y relevante gestión empresarial".

En esa ocasión, al recibir el premio, el rostro de Grunfeld agradeció "a mis colaboradores en el trabajo, que a través de los años me permiten desarrollar en equipo todas las habilidades y talentos que Dios ha puesto en mí y en nuestro equipo". Pero, actualmente, varios de estos trabajadores "colaboradores", denuncian los despidos masivos que se produjeron la semana pasada, sin la entrega de indemnizaciones.

Luongo estudió en la Universidad de Chile y en el Colegio San Ignacio, donde también fue condecorado con el premio "Especial al Espíritu Ignaciano".