China. Alrededor de 500 trabajadores en huelga en una fábrica de auto partes de Honda Motor Co en el sur de China rechazaron los pedidos de la gerencia de que vuelvan al trabajo este viernes, a la espera de una paga más alta y mayor libertad sindical.

Los sindicatos laborales están oficialmente prohibidos en China, que ha estado experimentando un incremento en el malestar laboral de fábricas de propiedad privada dado que una nueva generación de trabajadores mayormente temporarios agita las aguas en busca de una mayor porción de la riqueza del país.

Tercera planta proveedora en huelga. Los trabajadores de la fábrica Honda Lock en Zhongshan han estado en paro desde este miércoles. Es la tercera planta proveedora de la automotriz japonesa que va a la huelga en el último mes.

En el camino fuera de la fábrica, los trabajadores en huelga confrontaron a representantes de la gerencia, quienes les dijeron con megáfonos que volviera a trabajar o sufrirían "consecuencias serias".

Alrededor de 50 policías anti-disturbios bloqueaban el final de la calle, pero el ambiente no estaba tenso.

Los trabajadores en el lugar dijeron que se les había pedido que volvieran a trabajar y firmaran un papel acordando a un aumento de salario de 100 yuanes por mes o serían despedidos.

Ellos habían estado reclamando un incremento de paga de 400 yuanes por mes para los trabajadores de primer nivel como una de sus demandas.

Otros reclamos incluían mayor libertad para organizar sindicatos laborales independientes y compromisos de la gerencia a no despedir a ninguno de los trabajadores.

Las huelgas en otros dos proveedores de Honda en las últimas semanas han sido resueltas y la empresa dijo este jueves que volvería a construir autos en el mayor mercado automotor del mundo este viernes.