El secretario de Economía de México, Ildefonso Guajardo, se mostró complacido con el anuncio de la empresa automotriz alemana Audi, que realizará una inversión de US$1.300 millones para la construcción de una planta armadora en el central estado mexicano de Puebla.

Guajardo, quien estuvo acompañado por el presidente del Consejo de Dirección de Audi, Rupert Stadler, y del gobernador del estado de Puebla, Rafael Moreno, se colocó la primera piedra de lo que será la primera planta de la empresa alemana en el Continente Americano.

La planta se ubicará en el municipio de San José Chiapa, a unos 60 kilómetros al sureste de la ciudad de Puebla, sobre una superficie de 400 hectáreas y entrará plenamente en operación en 2016, con una producción de 150.000 unidades anuales y generará 3.800 empleos directos.

Guajardo indicó que la planta de Audi en Puebla fabricará un modelo que sólo se producirá en México para satisfacer la demanda mundial. Se trata del Audi Q5.

El ministro mexicano de Economía resaltó que otras empresas mundiales de la industria automotriz han anunciado inversiones por unos US$2.000 millones.

Estos anuncios, sumados al que hizo Audi, permitieron que en los últimos 12 meses las inversiones anunciadas en el sector automotriz de México superen los US$3.000 millones.

Hace dos días, la automotriz japonesa Honda anunció la inversión de US$470 millones para la construcción de una fábrica de transmisiones en el central estado de Guanajuato.

Será la tercera planta de esa empresa en el país, que alcanzará una capacidad anual de producción de 350.000 unidades.

Guajardo agregó que la decisión de Audi de instalar en México su primera planta en América, se da en el contexto de la firma de un acuerdo comercial con la Unión Europea en el 2000 y que desde la firma a la fecha, la relación comercial México con Alemania se ha triplicado.

El comercio bilateral entre México y Alemania pasó de US$7.300 millones en el 2000, a US$18.000 millones en 2012, con un crecimiento de 8% anual.

En tanto, las inversiones de empresas alemanas en México crecieron de US$347,8 millones en el 2000 hasta los US$752 millones en 2012.

"Para Audi, México como sede industrial ofrece condiciones ideales para impulsar de modo preciso nuestro crecimiento global. México, con un crecimiento de 5% anual es considerado motor de crecimiento en América Latina", señaló Stadler.