La deuda con los proveedores supera en cinco veces promedio del sector de autopartes, advirtió la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Fevenpa).

Con más de 1.420 autorizaciones de liquidación de divisas (ADL) sin atención en lo que va del año y adeudando a sus proveedores internacionales al menos US$120 millones, los fabricantes de autopartes aseguran no poder garantizar el suministro de piezas para el ensamblaje o la reposición en el corto plazo, por lo que urgen al gobierno reiniciar la entrega de dólares para evitar la total paralización del sector.

"Durante todo el año 2011 Cadivi respondió a las solicitudes de manera oportuna, pero desde diciembre eso cambió y tenemos una fuerte deuda con los proveedores que supera US$120 millones, razón por la cual nos han advertido que no podrán seguir despachando materia prima si no se cancela la deuda", afirmó el presidente de la Cámara de Fabricantes Venezolanos de Productos Automotores (Fevenpa), José Luis Hernández.

"Se trata de material que ya fue importado, procesado y entregado, por lo que estamos comprometidos a pagarlo", dijo Hernández, quien ratificó que existe temor entre los proveedores ante un posible no reconocimiento de esos compromisos, razón por la cual están exigiendo su cancelación para mantener el suministro.

"Esta deuda es cinco veces el promedio del sector, que es de unos US$20 millones", destacó al tiempo de recordar que no utilizan el Sitme como mecanismo alterno por el bajo nivel de recursos que entrega.

Hernández refirió que a principios de marzo pasado Cadivi había prometido remediar la situación, mejoría que no se ha concretado pese a las advertencias de la posible parálisis del sector, lo que afectaría a unos 100.000 trabajadores directos e indirectos.

Explicó que si bien en el primer cuatrimeste del año las ventas del sector subieron 12% debido al repunte del ensamblaje durante ese período (15%), las perspectivas no son buenas para el futuro inmediato, tomando en cuenta que los planes de ensamblaje previstos no se han cumplido, además de una caída de 48,3% en las asignaciones de divisas en lo que va de año, en comparación con el mismo período de 2011.

Menos acero. La falta de divisas no es el único problema que aqueja a los productores de autopartes: la escasez de acero es un nuevo dolor de cabeza para el sector, que este año ha visto reducir el suministro de este material por parte de Sidor,

"Semestralmente necesitamos 30.000 toneladas de acero, pero en los últimos seis meses sólo se suministró 30% de ese total", acotó Hernández, quien agregó que existen retrasos de hasta dos meses para la entrega de los Certificados de no Producción por el Ministerio de Industrias.

Temor colombiano. En otro orden, Favenpa advirtió sobre la posibilidad de que con la entrada en vigencia del nuevo acuerdo comercial con Colombia, ese país pueda exportar a Venezuela hasta 80.000 vehículos al año; mientras que las autopartes colombianas podrían ser incluidas en autos ensamblados en el país como si de piezas locales se tratara.

Por ello, Favenpa pide que se aplique a Colombia el sistema de licencias de importación y establecer compensaciones en el caso de que las autopartes de ese país se tomen como locales por las ensambladoras nacionales.