Panamá. La Autoridad del Canal de Panamá (ACP) emitirá una "nota de disconformidad" con el fallo de una instancia de arbitraje que reconoció el pago de US$233 millones por concepto de sobrecostos al contratista GUPC, encargado del principal proyecto de la ampliación de la vía, informó este lunes una fuente oficial.

"Sí, vamos definitivamente a hacer una nota de disconformidad" con el fallo de la Junta de Resolución de Conflictos (JRC), declaró este lunes la ingeniera Ilya Marotta, la funcionaria de la ACP encargada del proyecto del tercer juego de esclusas que construye el Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por la empresa española Sacyr.

Marotta explicó que la "nota de disconformidad abre la puerta para ir a un arbitraje internacional" en un futuro, una posibilidad que "analiza profundamente" la ACP.

"No tenemos que ir a arbitraje de una vez, pero sí hay que emitir la nota (de disconformidad), estamos haciendo el análisis profundo a ver si amerita ir a un arbitraje" internacional, añadió la funcionaria del organismo autónomo panameño en una entrevista con la televisión local.

Precisó que tanto la ACP como el GUPC tienen "28 días" a partir de la notificación del fallo, el pasado 31 de diciembre, para emitir la nota de disconformidad.

La Junta de Resolución de Conflictos, la segunda instancia para resolver las diferencias entre las partes, decidió que de uno de esos reclamos presentado por el GUPC, por US$463 millones, la ACP deberá pagar US$233 millones.

Marotta reveló que la decisión de la Junta de Resolución de Conflictos "a favor del contratista no fue unánime" y argumentó que la ACP emitirá la nota de disconformidad porque si hubiera "pensado que el contratista tenía derecho" al reclamo presentado "le hubiera dado la razón desde un principio".

El contrato firmado en 2009 por las partes para el diseño y construcción del nuevo juego de esclusas del Canal de Panamá establece tres instancias para atender los reclamos económicos: la primera de ellas la ACP, la segunda la Junta de Resolución de Conflictos y la tercera un arbitraje internacional.

El GUPC firmó el contrato del nuevo juego de esclusas en 2009 por US$3.118 millones, aunque el consorcio ha presentado a la ACP varios reclamos económicos que suman unos US$2.300 millones.

La Junta de Resolución de Conflictos, la segunda instancia para resolver las diferencias entre las partes, decidió que de uno de esos reclamos presentado por el GUPC, por US$463 millones, la ACP deberá pagar US$233 millones.

"Aunque en esta instancia (Junta de Resolución de Conflictos) hay un reconocimiento parcial en ambas direcciones, nos corresponde hacer un análisis profundo técnico y jurídico de esta decisión para dar el paso que más convenga a los intereses del canal", dijo el administrador de la ACP, Jorge Quijano, en un comunicado difundido el pasado 1 de enero.

Por su parte, el GUPC dijo también en la misma fecha a través de un comunicado que el fallo de la junta obliga a la ACP a pagarle "US$234 millones y otorgarle una extensión de contrato de seis meses".