Ciudad de Panamá. En un breve comunicado, la Autoridad del Canal de Panamá (ACP) entrega una propuesta al Grupo Unidos por el Canal (GUPC) en el que señala que "no aumenta el precio contratado ni la aceptación de reclamación alguna", lo que ayudaría a reanudar las obras.

La propuesta de la ACP se fundamenta, según el comunicado, en que las partes aportarían recursos financieros para que se reinicien los trabajos.

"Mientras nos preparamos para tomar las acciones que nos permite el contrato para reactivar el proyecto, mantenemos abierta la posibilidad de llegar a un acuerdo y para ello estamos haciendo este esfuerzo", expresó el administrador del Canal de Panamá, Jorge Luis Quijano.

La propuesta, sujeta a revisión y aprobación por las partes, establece fechas específicas para la entrega al sitio por GUPC de las compuertas y para la terminación de los trabajos. Adicionalmente, la ACP extendería el plazo de repago de los avances, en la medida que GUPC cumpla con las fechas de entrega exigidas.

La comunicación de la ACP no indica cuáles son esas fechas específicas, pero insiste -sin profundizar en detalles- "que es fundamental en la propuesta el cumplimiento de varios hitos que el contratista debe alcanzar durante lo que resta del contrato".

Esta propuesta es la respuesta de la ACP a la ultima proposición del Consorcio GUPC, que lideran Sacyr y la italiana Impregilo, para llegar a un acuerdo de cofinanciación mientras los trabajos continúan paralizados.

El Programa de Ampliación, que consiste en la construcción de un tercer carril para permitir el paso de barcos con hasta 12.600 contenedores, casi el triple de lo actual, tiene un costo global de US$5.250 millones, de los cuales US$3.118 millones corresponde al contrato para la construcción del tercer juego de esclusas.

El GUPC aduce que "sobrecostes" que ha cifrado en más de US$1.600 millones, derivados de imprevistos de los que responsabiliza a la ACP, le han dejado sin liquidez para seguir los trabajos de las nuevas esclusas y exige que la Autoridad panameña sufrague las obras al menos en parte.

La ACP ha tildado los supuestos sobrecostes de "exorbitantes y no sustentados", y ha llamado al consorcio a que los tramite ante las instancias internacionales de resolución de conflicto previstas en el contrato para que estas decidan sin que mientras haya suspensión de las obras.

Quijano exigió el miércoles pasado al GUPC reiniciar de inmediato los trabajos, porque su paralización contraviene cláusulas del contrato vigente, firmado en 2009.

La suspensión se dio después de que la ACP y el consorcio no lograran acordar un plan para reflotar la construcción del tercer juego de esclusas de la vía acuática durante una mesa de negociaciones establecida el 7 de enero y que culminó el martes pasado.