Lima. El presidente de una región norteña del Perú que rechaza un millonario proyecto de oro de la estadounidense Newmont pidió el martes al Gobierno retomar un diálogo y retirar el estado de emergencia en esa zona, luego de que sus protestas detonaron la primera crisis política del presidente Ollanta Humala.

Varias comunidades de la región de Cajamarca protagonizaron en noviembre fuertes protestas contra el proyecto Minas Conga de Newmont por temores a que la mina reduzca sus fuentes de agua, lo que llevó a la empresa a suspender temporalmente su plan de US$4.800 millones.

Tras varios fallidos intentos de negociación y en medio de un desabastecimiento de alimentos y combustibles en esa región por los bloqueos de carreteras, Humala declaró la semana pasada un estado de emergencia en Cajamarca, autorizando a los militares a ayudar a restablecer el orden público.

"Los estamos invitando (...) para que el lunes 19 vengan a Cajamarca (...) con su comitiva ministerial para iniciar el diálogo", dijo el presidente regional de Cajamarca, Gregorio Santos, en conversación con Reuters.

Asimismo, Santos pidió que Humala cancele el estado de emergencia que está vigente desde hace más de una semana y que se liberen las cuentas bancarias del Gobierno regional de Cajamarca que fueron bloqueadas por el ministerio de Economía durante las protestas.

"El paro ha sido levantado en su oportunidad y por ello pedimos que se levante el estado de emergencia porque no tiene razón de ser y se desbloqueen las cuentas", precisó.

Las protestas generaron la salida del primer ministro y 10 de los 18 ministros de Humala, a cuatro meses de iniciado su Gobierno.

En Cajamarca, los vecinos rechazan el plan para desarrollar Minas Conga debido a que Newmont planea trasvasar el agua de cuatro lagunas a tres reservorios. Dos de las lagunas serán utilizadas para depositar desechos o relaves.

Los manifestantes temen que el plan afecte las fuentes y filtraciones naturales de agua en la zona.

Perú, que es el segundo mayor productor mundial de cobre y plata y el sexto de oro, tiene en la minería uno de los motores de su economía y sus exportaciones representan el 60% de los envíos totales.