La Paz. El gobierno de Evo Morales informó que respecto al periodo 2008-2009 la superficie de cultivos de alimentos a nivel nacional en el año agrícola 2009-2010 se redujo de 2,91 millones de hectáreas (ha) a 2,81 millones, es decir, hubo una disminución de 99 mil ha.

Así lo informó el viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, quien sin embargo aseguró que en este año la cifra se revertirá sin que se realice la deforestación de bosques “porque el país tiene todas las posibilidades”.
“Hemos llegado hasta 2,9 millones de hectáreas (y) bajado a 2,8 millones de hectáreas; sin embargo hay una progresiva recuperación en el año 2011. Consideramos que esto va a ser importante porque el año 2009 (...) ha habido un bajón en la cantidad de hectáreas (y) consideramos que este año vamos a ir recuperando todas las hectáreas que se han ido perdiendo”, pronosticó la autoridad.

Según datos extractados del sitio web del Sistema de Información y Seguimiento a la Producción y Precios de los Productos Agropecuarios en los Mercados (SISPAM), en el año agrícola 2009-2010 con relación al período 2008-2009, la superficie cultivada de alimentos en los valles tuvo una leve caída, pero en el occidente hubo un alza.

En el oriente, la situación fue diferente porque se registró una caída notoria en similar período, de 2,06 millones a 1,89 millones de hectáreas. Vásquez explicó que cada año la superficie de áreas cultivadas se incrementa en 5%, lo que representa unas 135 mil hectáreas. La superficie cultivada actual es de 2,81 millones de ha.

Ante esta situación, Vásquez señaló que la ampliación de la frontera agrícola no es el único instrumento para aumentar la producción de alimentos, sino que se debe trabajar en la mejora de las semillas y la implementación de fertilizantes.

El coordinador del Programa Nacional de Apoyo a la Producción de Alimentos (PASA), Remy González, reconoció el pasado martes que existe la importación ilegal de papa y trucha desde el Perú. La causa se debe a que en el vecino país existe una mayor producción que permite bajar los precios con relación a los producidos en Bolivia.

Por su parte, el director del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal, Erick Murillo, dijo que se está trabajando desde este año en la investigación y producción de semillas de papa, arroz, caña de azúcar, maíz, trigo, hortalizas y forraje para incrementar la producción y ampliar la frontera agrícola.

Vásquez indicó que en la campaña agrícola 2009-2010 hubo una caída en la superficie cultivada con relación al 2008-2009 de 2,9 MM a 2,7 MM de hectáreas.

La gobernación de La Paz trabajará con prioridad, en el período 2011-2015, en el aumento de la producción de papa, frutas, quinua y café y no en la expansión de las áreas de cultivo, para lo cual presupuestó Bs 150 millones.

Así lo informó el director del Servicio Departamental Agropecuario, Juvenal Huanca, quien explicó que la actividad programada consistirá en la mejora de las semillas y los sistemas de riego.

“Desde el punto de vista técnico es más importante trabajar en incrementar el rendimiento (productivo) aplicando políticas macro en las mismas superficies de cultivo”, aseguró Huanca.

La decisión se debe a que la superficie cultivada durante el período 2001-2008 pasó de 225.602 ha a 233.961 ha que representa un aumento del 3,7%, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), explicó el funcionario.

“Del 2001 al 2008 sólo se han incrementado 8.000 hectáreas de cultivos que es muy poco respecto a nivel nacional”, concluyó el funcionario de la gobernación.

El viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, señaló que con la implementación de la Ley de Revolución Productiva, Comunitaria y Agropecuaria, la producción de alimentos y la expansión de la superficie cultivable en el país se incrementará.

“El único objetivo de esta ley de Revolución Productiva es aumentar la productividad de aquí a un año o 10 años para que no falten alimentos para todos los bolivianos y bolivianas”.

 Además, el viceministro Vásquez subrayó que el Seguro Agrícola que contempla la ley permitirá garantizar y proteger la producción de los pequeños productores de los cambios climáticos y la creación de la empresa estatal de semillas aumentará la producción de los alimentos en términos de volúmenes.

 Por su parte, el investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (Cedla), Enrique Ormachea, dijo que la posición del Gobierno es errónea porque en lugar de expandir la frontera agrícola se deberían mejorar los niveles de productividad de los alimentos.

“Lo que no se discute es el tema de la productividad porque hay que mejorar los rendimientos de la producción de cada cultivo por hectárea. Es decir, cuánto se cosecha por hectárea porque los rendimientos en Bolivia son bajos si se los compara con otros países”. La frontera agrícola es todo aquel proceso que involucra el uso de las tierras para las actividad agrícola o pecuaria, explicó.

A decir de Ormachea, la Ley de Revolución Productiva busca la ampliación de la superficie de cultivos de alimentos. “Con tecnología y ciencia se puede tener rendimientos en una hectárea”.

Según el estudio realizado por el Ministerio de Autonomías denominado “Diagnóstico del Sector Agropecuario Boliviano”, los bajos rendimientos de la producción agrícola en el país se deben a la baja calidad de la semilla, poco estímulo al productor e insuficiente inversión en la investigación y protección fitosanitaria.

El viceministro de Desarrollo Rural, Víctor Hugo Vásquez, no descartó la realización de una reunión entre pequeños, medianos y grandes productores agrícolas para acordar el aumento de la producción de alimentos. “La parte privada y la estatal tienen que invertir en la producción para que podamos darle un impulso”, afirmó.

El director del Instituto Nacional de Innovación Agropecuaria y Forestal (INIAF), Erick Murillo, adelantó que la Empresa Estratégica de Producción de Semillas se constituirá sobre las bases de esta institución con la finalidad de producir semillas a gran escala. Se estima que las nuevas actividades se inicien entre septiembre y octubre.

El investigador del Cedla, Enrique Ormachea, dijo que la producción de alimentos en el occidente y el valle está estancada a diferencia de lo que ocurre en Santa Cruz, donde la superficie cultivada representa el 66% (1,8 millones de ha) de los 2,8 millones de ha a nivel nacional. La mayoría de la producción está destinada a la exportación.