El Ministerio de Desarrollo Agropecuario de Panamá (Mida) invertirá en los próximos cuatro años US$700 millones en un plan estratégico que busca sacar de la crisis al sector agropecuario.

El debilitamiento del agro se nota en su aporte al Producto Interno Bruto, que ha bajado de 10% a apenas 4% durante la última década.

El plan estratégico, que fue presentado en Consejo de Gabinete por Emilio Kieswetter, ministro de Desarrollo Agropecuario, se basa en cuatro ejes: abaratar los costos de la canasta básica de alimentos, lograr la comercialización de los productos, impulsar el desarrollo rural sostenido, y retomar la reconversión y modernización institucional.

Para lograr reducir el costo de la canasta se impulsará la producción competitiva de alimentos, haciendo uso oportuno de los mecanismos de apoyo permitidos en los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio.

Además se eliminarán las distorsiones en la comercialización interna y se fortalecerá la capacidad de almacenamiento y distribución de los alimentos, explicó Kieswetter.

También se reforzarán los programas de extensionismo, donde al productor se le pueda brindar asistencia técnica directa no solo en campo y producción, sino en aspectos administrativos y manejo de la poscosecha.

En cuanto a la reconversión productiva, se buscará adecuar las estructuras productivas del sector a los retos que plantea el modelo de desarrollo económico del país.

Virgilio Saldaña, presidente de la Asociación de Productores de Tierras Altas, espera que este plan finalmente se concrete y no sea otra promesa incumplida para el sector.

Prohibir las importaciones en temporada de cosecha, no más rebajas arancelarias y establecer políticas claras de producción y comercialización son algunas de las peticiones de los productores para sacar de la crisis al sector agropecuario.