Las autoridades de energía de Guatemala están en desacuerdo con el monto y la forma en que se cobran los costos de la línea regional Siepac a los usuarios del país, para lo cual se usan métodos y montos definidos por la Empresa Propietaria de la Red (EPR).

El viceministro de Energía de Guatemala y representante del país ante la Comisión Regional de Interconexión Eléctrica (CRIE), Edwin Rodas, declaró que está en desacuerdo con que se cobre al usuario común una red que no está usando.

El cobro de costos por medio de peajes se está aplicando a toda la demanda, es decir, a todo el usuario común, cuando la red la van a usar los exportadores e importadores de energía, quienes deberían pagar, agregó Rodas.

El funcionario expuso que ya manifestó su oposición dentro de CRIE, que entre sus funciones tiene discutir, aprobar o improbar lo que se haga con la red.

El funcionario, quien es vicepresidente de la CRIE, también cuestionó un aumento de US$4 millones del cobro de peaje a la región para el 2013, propuesto por la EPR, con lo cual llegaría a unos US$53,8 millones para ese año, además de que piden pagos anticipados por US$14 millones.

La empresa también pretende que los países del área le devuelvan lo pagado por concepto de impuesto sobre la renta (ISR), expuso.

El Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central (Siepac) consta de un mil 800 kilómetros de línea, que van desde Guatemala hasta Panamá y ha requerido inversiones de US$494 millones, costos que deben ser asumidos por los países del área. La línea aún no está operando en su totalidad.

Rodas explicó que la EPR (que está constituida como una empresa privada) “se garantizó que los países le pagaran la línea aun cuando no hubieran transacciones —de exportación o importación—”, por lo que los usuarios comunes —residenciales, industriales, comerciales y grandes usuarios, entre otros— tienen que pagar un monto en sus tarifas.

En Guatemala ya se empezó a aplicar el cobro a partir de mayo del 2012 para la tarifa fijada por la Comisión Nacional de Energía Eléctrica (CNEE), para el trimestre de agosto a octubre, que incluye el cobro a todos los usuarios de Q0.06 por kilovatio hora.

“Mientras la línea no se use y no haya transacciones, la línea la estamos pagando todos. Es difícil explicar el benefició que esta línea pueda tener para lo usuarios residenciales como usted y yo, o los industriales y comerciantes”, agregó Rodas.

Cuando la línea entre a operar y se empiecen a hacer transacciones se supone que el cobro al usuario común bajaría, aseguró, ya que empezarían a pagar una parte quienes usen las líneas, es decir los exportadores e importadores de energía.

También han mostrado sus desacuerdos los representantes de Honduras y El Salvador.

De aprobarse el aumento de peaje para el 2013 y los anticipos que piden, el cobro al usuario aumentaría a Q0,08 por kilovatio hora mes y aumentaría más si los países aceptan la devolución del ISR, subrayó Rodas.

Estos aspectos aún no han sido aprobados por la CRIE y se discutirán en la reunión del 31 de agosto, indicó.

“Ellos —EPR— quieren que todo sea pagado por la demanda, pero como representante de Guatemala me opongo. La EPR debe trabajar de forma eficiente y no se mira que lo esté haciendo, sino que está buscando que todo sea pagado por usuarios que no ven un beneficio real de la interconexión Centroamericana”, sostuvo.

Opinión. Distribución. El consultor y ex ministro de Energía y Minas, Luis Ortiz, opinó que por las transacciones desde y hacia el país que se pueden dar en la actualidad por medio de la línea Siepac, no alcanzarían para pagar la inversión que se ha hecho en esta red.

Por ello, indicó, hubo una decisión regional de distribuir los costos dentro de la totalidad de la demanda de energía. Ortiz  señaló que hay beneficios, ya que la red contribuye a mejorar la calidad técnica y operativa, la  estabilidad del servicio y facilita las transacciones de mercados.

A su consideración no se trata de “un costo sin beneficio”, ya que aunque Guatemala se perfile como una exportadora, se espera que se instalen  generadoras regionales, por lo que se prevé que se  importará energía en el  largo plazo.

Análisis. Alcance. A criterio del analista y consultor en temas de energía, Roberto Barrera, quienes deben pagar los costos de la  línea de Siepac son los que la usarán, es decir  exportadores e importadores.

Esta postura se fortalece si se toma en cuenta que Guatemala se perfila como un país exportador de energía, por lo que usuarios comunes nacionales no  recibirán energía  de otros países por medio del Siepac,  agregó.

Los usuarios que verán más beneficios con esta línea son de Honduras, Nicaragua y posiblemente El Salvador, ya que son un mercado eléctrico con menor desarrollo y deficitario, explicó.

Guatemala, como país, firmó convenios y tratados por el Siepac, pero se están imponiendo los cobros al usuario como si fuera un impuesto, cuestionó.

También criticó que el monto para construcción de la red estaba en US$350 millones y luego subió a US$494 millones.

Un dato. Ocho empresas estatales de la región y dos privadas (España y Colombia) forman la empresa privada EPR.