Tegucigalpa. Los informes sobre el contrabando sistemático de combustible al país eran de conocimiento de las autoridades de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) desde antes de la denuncia pública realizada por el ex ministro de Industria y Comercio, Francisco Zeyala.

Según el titular de la DEI, Enrique Castellón, estos reportes de defraudación fiscal, calificadas por el funcionario como “rumores”, son recientes, aunque no detalló fechas.

No obstante, la investigación fue anunciada este miércoles, tres días después de que trascendió la denuncia a través del ex titular de Industria y Comercio, así como por el Consejo Hondureño de la Industria Petrolera (Copetrol).

Aunque refirió que no quería dar mayores detalles sobre la investigación para evitar interferencias en el proceso.

Por otra parte, el director ejecutivo de Ingresos señaló que aún no se ha evaluado a cuánto asciende la defraudación fiscal por el trasiego de combustible, que se daría a través de Islas de la Bahía hasta La Ceiba, según las revelaciones de el viceministro de Industria y Comercio, Juan José Cruz.

Mientras Cruz afirmó que esa defraudación al fisco era superior a los 78 millones de lempiras (US$4 millones), Castellón se negó a confirmar o negar si esta cantidad era la correcta hasta no tener la evaluación oficial y aseguró que no quiere especular dando cifras inexactas.

La Secretaría de Industria y Comercio (SIC) comenzó a detectar la rebaja en la captación de impuestos por concepto de venta de combustibles hace tres meses, pero según las investigaciones, todo habría comenzado desde abril del año pasado.

“Nosotros vimos que los impuestos venían bajando, esa fue una voz de alerta... un comportamiento desde abril del año pasado lo cual nos dio el espacio para poder iniciar la investigación”, dijo tras agregar que este comportamiento orilló a las investigaciones en las que trabajan junto a personal de Finanzas y la DEI.

Otro gol en la Portuaria. Las sospechas de la Comisión Administradora de Petróleo (CAP)  se centran en que el combustible es embarcado en Islas de la Bahía y trasladado a tierra en barcazas hacia La Ceiba y probablemente por Trujillo, para regar el combustible todo el litoral atlántico.

Las 20 pipas de combustible que ingresan, según el viceministro Cruz, son trasportadas desde las Islas Caimán o Barbados.

El pasado lunes, antes de dejar las oficinas de la SIC, Francisco Zelaya indicó que “con un certificado se certifica una barcaza que pueda entrar porque es permitido, pero con ese mismo certificado se metían tres o cuatro barcazas”.

En ese sentido, Juan José Cruz señaló que el problema se estaría dando en la DEI. A pesar que se trató de conocer la reacción de las autoridades de la Empresa Nacional Portuaria (ENP), a través de la línea oficial del gobierno, los intentos fueron infructuosos.

A través de la Portuaria también se habría ingresado ilegalmente arroz, según la denuncia del propio presidente de la República, Porfirio Lobo Sosa, quien en Consejo de Ministros reveló que unas 4.000 toneladas métricas salieron de Puerto Cortés sin que la DEI o la Portuaria se dieran cuenta.

Un caso similar de contrabando de combustibles se denunció en el gobierno de Ricardo Maduro.