París/Dublín. Las pruebas de resistencia a los bancos europeos no debieran hallar ningún problema mayor entre los grandes actores financieros, dijeron este viernes altas autoridades económicas, que afirmaron que el chequeo de salud financiera será transparente y tranquilizará a los inversores.

"Tengo la sensación de que lo que salga será más bien algo tranquilizador y todos veremos que todos los grandes bancos europeos son suficientemente sólidos para resistir cualquier tipo de sacudida", dijo Dominique Strauss-Kahn al canal France 24 en una entrevista que será difundida el viernes.

El máximo responsable del FMI reconoció que era posible que algunas entidades más pequeñas pudieran tener que ser recapitalizadas.

Jean-Claude Juncker, presidente del grupo de ministros de Finanzas de la zona euro, envió un mensaje similar de tranquilidad, al afirmar al diario austriaco Kurier: "no estoy esperando ninguna gran catástrofe".

Europa está realizando pruebas de resistencia a 91 bancos de 20 países para saber cómo podrían lidiar con otra crisis económica y con las pérdidas por la deuda griega y de otros gobiernos.

Los resultados serán conocidos el 23 de julio.

El objetivo es recuperar la confianza entre los inversionistas al detectar los puntos débiles y obligar a los bancos vulnerables a elevar el capital.

Se espera que las pruebas demuestren que las cajas de ahorro de España y los bancos regionales alemanes estén cortos de capital. Analistas han dicho que a cada uno de estos sectores les podrían faltar al menos US$30.000 millones en capital.

Los bancos en Grecia y otros países también podrían necesitar montos modestos de liquidez, estiman analistas.

Los bancos irlandeses también han enfrentado severos problemas, pero el presidente del banco central irlandés dijo este viernes que los dos mayores bancos del país ya han pasado pruebas de resistencia de nivel doméstico más severas que las organizadas por el Comité de Supervisores de la Banca Europea a través del continente.

El regulador financiero de Irlanda realizó este año pruebas al Allied Irish Banks y al Bank of Ireland, los dos participantes del país en las pruebas de tensión europeas, para prepararlos para transferencias de préstamos al esquema de "banco malo" de Dublín.

El gobernador del banco central irlandés, Patrick Honohan, dijo que las pruebas en Europa habían sido desplegadas para reflejar los problemas en los mercados de deuda soberana y tranquilizar a la gente sobre la salud de los bancos.

"Es una buena idea al mostrar los hechos de los mayores bancos. Pienso que servirá de alguna manera para remover las preocupaciones exageradas sobre algunos riesgos en particular", afirmó Honohan, también consejero del Banco Central Europeo, en rueda de prensa.

Hay divisiones en la Unión Europea de 27 naciones sobre cuán severas deben ser las pruebas y cuánto divulgarlas.

Sin embargo, fuentes de la UE dijeron este viernes que los gobiernos de la unión acordaron dar detalles de las planeadas pruebas de resistencia a los bancos, con un capital estructural de nivel 1 como criterio de éxito o fracaso.

Según el acuerdo, cada uno de los 91 bancos sometidos a pruebas publicarían su resultado a las 16.00 GMT del 23 de julio y el Comité de Supervisores de la Banca Europea, con sede en Londres, emitirá un comunicado de resumen de los resultados un minuto después.

Con el principal foco de atención en el capital estructural de nivel 1, la exposición al riesgo soberano será el segundo indicador en orden de importancia.