El director ejecutivo de la Cámara de la Industria Frigorífica, Daniel Belerati, dijo este viernes que el sector está “muy ansioso” por saber cuándo van a viajar las autoridades uruguayas a China para buscar soluciones a la traba que el gigante asiático aplicó a las exportaciones de carne bovina con hueso y menudencias uruguayas.

El impedimento surgió luego de un reclamo realizado por Argentina en el que consultó a China por qué autorizaba el ingreso de carnes uruguayas y no argentinas cuando ambos países tienen el mismo estatus sanitario: libre de aftosa con vacunación.

En ese sentido, Belerati dijo que “las autoridades uruguayas tienen que demostrar que somos diferentes, y los chinos saben que Uruguay es diferente”.

El industrial recordó que “Uruguay tiene un estatus sanitario totalmente distinto al de todos los demás países de América del Sur” y que por tal motivo le vende a mercados exigentes como el de EE.UU., México, Canadá y a países del Caribe, “donde ningún otro exportador del Mercosur puede ingresar”.

El sector privado solicita que el gobierno se mueva rápido en este asunto, pero sabe que primero hay que conseguir las audiencias con las autoridades chinas, que no es fácil.

En cuanto al impacto de la medida, Belerati dijo que el rubro las siente de inmediato, dado que la carne no puede esperar.

De esta manera lo que hay que hacer es buscar nuevos mercados, pero que, si bien existen, no es fácil ni tan favorable como el chino en materia de precios.

Las cifras de los negocios que están obstaculizados es difícil de conocerla, pues cada frigorífico tiene su propio canal de venta y no es posible saber cuántas transacciones han sido canceladas.

En 2011 Uruguay exportó US$70 millones de productos cárnicos, de los cuales alrededor del 90% corresponde a carne con hueso y menudencias.