La Superintendencia de Industria y Comercio colombiana anunció que una posible integración de Empresas de Telecomunicaciones de Bogotá (ETB) y Telefónica-Telecom, filial de la firma española, no sería objetada por la autoridad -si se llegará a concretar dentro del proceso de búsqueda de socio estratégico de la ETB-, pero la autoridad sí ejercería un monitoreo especial.

En su fundamentación, la Superintendencia advirtió que “si bien existen altas concentraciones en algunos de los mercados relacionados con los servicios de telecomunicaciones, las circunstancias regulatorias y las características particulares de este sector permiten concluir que la alteración estructural que se generaría no lleva implícita una restricción significativa a la competencia", según el organismo de control, de acuerdo a Portafolio.

La SIC, en todo caso, advirtió que ejercerá un control estricto a través de la aplicación de las normas de protección de la competencia, “si es que se presenta alguna de las conductas consideras anticompetitivas en el régimen actual", agrega el comunicado emitido por la entidad.

El visto bueno de la SIC se produce varios meses después que la ETB le planteara la posibilidad de llevar a cabo una operación con Telefónica que "consistirá en la suscripción por parte de un inversionista estratégico de las acciones que le emita ETB, capitalización en virtud de la cual el inversionista estratégico obtendrá, si así lo indica  en su oferta, el control operativo sobre ETB".

En ese sentido, Telefónica ofrecería cerca de 700 millones de euros por la segunda operadora de telefonía de Colombia.