Río de Janeiro. La deforestación en la Amazonía brasileña en agosto aumentó 220% contra igual mes de 2011, según datos del Instituto Nacional de Pesquisas Especiales (Inpe) difundidos este lunes.

Con base en la fuente, el fenómeno indica una pérdida de 522 kilómetros cuadrados de floresta, el mayor daño este año.

En agosto de 2011, el sistema de detección de desmantelamiento en tiempo real (Deter), que utiliza imágenes por satélite para analizar la pérdida de mata en la Amazonía, registró una pérdida de floresta equivalente a 163,35 kilómetros cuadrados.

Entre los estados brasileños, el que más territorio de Amazonía desmanteló fue Pará (norte), con 227,82 kilómetros cuadrados, mientras que el aumento más significativo fue en Mato Grosso (centro), que avanzó 336% en relación al año pasado, con un total de 28,980 kilómetros de selva menos.

Sólo en los primeros ocho meses de este año, la Amazonía brasileña perdió un área de 1.562.96 kilómetros cuadrados, 22% menos que la cifra de floresta destruida en igual período de 2011 cuando sumó una merma de 1.599,22 kilómetros cuadrados.

En junio último, la ministra de Medio Ambiente de Brasil, Izabella Teixeira, anunció que el índice de deforestación en la Amazonía fue el menor en los últimos 23 años.

El Inpe contabilizó entre agosto de 2010 y julio de 2011 un total de 6.418 kilómetros de floresta perdidos, la menor tasa desde el inicio de la medición de pérdidas de floresta en 1988, y que supuso una reducción del ocho por ciento en relación al mismo período en 2009 y 2010.