Ministros de Economía y Finanzas sudamericanos "avanzaron en la puesta en marcha del Banco del Sur", entidad regional que aspira a convertirse en una alternativa a los organismos tradicionales de crédito, durante una reunión celebrada este viernes en la capital argentina, informaron fuentes oficiales.

Representantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela, los países integrantes del Banco del Sur, participaron en la Cuarta Reunión del Consejo Suramericano de Economía y Finanzas y la Segunda Reunión del Consejo de Ministros de la Unasur.

El encuentro estuvo encabezado por el canciller argentino, Héctor Timerman, quien destacó la importancia de "reforzar la integración regional" y avanzar aún más en el camino iniciado, informó la agencia oficial Télam.

Los participantes del encuentro coincidieron en que el Banco del Sur "cobra fuerza" a partir del reciente lanzamiento del Banco de Desarrollo de los Brics (Brasil, Rusia, India, China, Sudáfrica), que tiene por objetivo financiar obras de infraestructura y desarrollo en los países emergentes.

"La etapa de fuerte crecimiento de los países de la Unasur se ha visto amenazada por los movimientos vinculados a las crisis en los países centrales", expresó el ministro de Economía argentino, Axel Kicillof durante la reunión, en la que los participantes analizaron la situación económica regional.

Kicillof advirtió que "parte de la salida de la crisis que están proyectando los países centrales puede tratarse de trasladarla a los emergentes" y subrayó que es necesario impedir esa maniobra.

Según el ministro argentino, hay "flujos especulativos" que "entran en los emergentes, pero cuando salen producen fuertes ataques que dificultan la administración cambiaria y la política económica".

La Cancillería argentina informó dos días atrás que los ministros validarían decisiones adoptadas por el Consejo de Administración de la entidad, que se reunió el pasado miércoles, también en Buenos Aires, pero la cartera de Exteriores declinó este viernes dar más detalles sobre la reunión.

Entre las cuestiones previstas figuraban las nóminas para ocupar los cargos del Directorio Ejecutivo de la entidad, el cronograma y la modalidad de aportes de capital por país y la lista de los miembros del Comité ad hoc que en los próximos tres meses establecerá junto con el Directorio las bases de la operatoria con la que trabajará la institución.

El Banco del Sur, cuyo convenio constitutivo entró en vigencia en abril de 2012, fue creado para financiar en Suramérica proyectos de expansión y conexión de la infraestructura y cadenas productivas a nivel regional.

Fue una iniciativa del fallecido presidente venezolano Hugo Chávez que se oficializó en febrero de 2007, cuando firmó con el entonces mandatario argentino, Néstor Kirchner, el memorando para su creación, con el objetivo de crear una alternativa a los organismos tradicionales de crédito.

En diciembre de ese año, el proyecto de la entidad fue puesto en marcha formalmente en Buenos Aires por mandatarios y autoridades de los siete países fundadores, mientras que en septiembre de 2009, ese grupo de naciones firmó en la venezolana Isla de Margarita el convenio constitutivo del Banco del Sur.

El acta de constitución de la entidad establece que el banco contará con recursos autorizados por hasta US$20.000 millones y un capital suscrito de US$10.000 millones.

En mayo pasado, representantes de Argentina, Brasil, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Uruguay y Venezuela, los países integrantes del Banco, se reunieron en el archipiélago ecuatoriano de Galápagos, en un aparte de una cita de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para impulsar la puesta en marcha de la entidad.