Los trabajos de instalación de doce aerogeneradores de energía en el parque eólico ubicado entre los municipios de Santa Ana y San Buenaventura, Francisco Morazán, marchan a paso acelerado.

La inversión inicial ronda en US$70 millones. Se estima una generación de 100 a 125 megavatios. La expansión del proyecto implica la instalación de 51 aerogeneradores, según proyecciones de la empresa Mesoamérica Energy, responsable del proyecto.

El parque eólico será el más grande de Centroamérica y tendrá un costo de US$300 millones, provenientes del Banco de Promoción de Importaciones y Exportaciones de Estados Unidos (US Ex-Im Bank) y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Es desarrollado a 24 kilómetros al sur de Tegucigalpa, en el Cerro de Hula y la montaña de Izopo, en los municipios de San Buena Ventura y Santa Ana del departamento de Francisco Morazán, zona central de Honduras.

Con este proyecto de energía limpia, elgobierno tendrá una producción estimada de 360 gigavatios al año, con un consumo similar al de unas 100 mil viviendas, por lo que Honduras tendrá la oportunidad de reducir la factura petrolera al disminuir el gravamen de combustibles fósiles para la generación eléctrica.

Dicha iniciativa de generación de energía limpia estará conformada por 51 aerogeneradores Gamesa G87 de dos megavatios cada uno, montados en torres de 80 metros de altura, con tres aspas de 40 metros.

Asimismo, el parque eólico incluye la construcción de una subestación de 100 megavatios, localizada en el Cerro de Hula, dónde se entregará la energía por la central generadora.

Las obras de construcción iniciaron en enero del presente año y forma parte de la política energética del gobierno hondureño conducente a cambiar la matriz de energía térmica a una de energía renovable.

Cerca de 50 proyectos de energía limpia han sido autorizados por el Congreso Nacional.