Después de 60 años de operaciones, Avianca suspenderá desde el próximo 16 de agosto sus vuelos desde y hacia Venezuela. La decisión también afecta la ruta Lima-Caracas-Lima. La aerolínea informó que los viajeros con reserva para vuelos posteriores a la fecha en mención (16 de agosto) podrán solicitar el reembolso del 100% del valor pagado. (Lea Avianca suspende vuelos entre Colombia y Venezuela)

Además, indicó que la determinación se adoptó tras una reunión técnica realizada este miércoles con autoridades aeronáuticas venezolanas, como la Inac, en las oficinas de la Aerocivil, en las que se expresaron las dificultades que se vienen presentado en la operación aérea hacia el vecino país.

Tras la reunión, la aerolínea concluyó que se requiere adecuar procesos, mejorar la infraestructura y garantizar la consistencia de las operaciones, por lo que tomó la decisión de suspender las operaciones en Venezuela por tiempo indefinido. “Avianca examinará esta decisión una vez conozca los resultados del trabajo técnico que llevarán a cabo las autoridades de ambos países para resolver estos impedimentos operacionales y de seguridad”, señaló la empresa.

La medida ya fue notificada al Instituto Nacional de Aeronáutica Civil de Venezuela (Inac) y a la Aerocivil, entidad que comentó que sólo sirvió como facilitador del encuentro entre la aerolínea y la entidad venezolana, y recalcó que la suspensión de los vuelos fue decisión de Avianca.

El presidente ejecutivo de Avianca, Hernán Rincón, expresó: “Lamentamos haber tenido que llegar a esta decisión, pero nuestra obligación es garantizar la seguridad de la operación. Como compañía tenemos toda la disposición y voluntad para retomar los vuelos, una vez se cuente con las condiciones requeridas para hacerlo”.

No es la primera vez que esta compañía tiene problemas con Venezuela: por un lado está la lucha por recuperar US$238 millones atrapados en el país vecino (la empresa ya sacó estos recursos de sus balances). Además, está el polémico episodio que se dio en octubre de 2016 cuando dos aviones cazas (Sukhoi) venezolanos interceptaron y siguieron por algunos minutos un vuelo de la aerolínea colombiana que tenía el trayecto Madrid-Bogotá.

El presidente ejecutivo de Avianca, Hernán Rincón, expresó: “Lamentamos haber tenido que llegar a esta decisión, pero nuestra obligación es garantizar la seguridad de la operación. Como compañía tenemos toda la disposición y voluntad para retomar los vuelos, una vez se cuente con las condiciones requeridas para hacerlo”.

Hay en total 48 vuelos semanales desde Colombia a Venezuela, y Avianca proporciona 14 de estos servicios. La mayoría salen de Bogotá, y sólo 5 de Medellín (por medio de Avior Airlines). De manera que desde el 16 de agosto se perderán cerca del 30 % de estos trayectos internacionales. Y todavía no es claro que la reducción en la oferta implique un alza en las tarifas. Y hay que tener en cuenta que los tiquetes ida y vuelta tienen un precio de alrededor de $1’500.000.

Se trata de un flujo importante de pasajeros, pues según cifras de la Aerocivil, entre enero-mayo de 2017 se movilizaron 107.813 pasajeros, mientras en 2016 fueron 123.582, lo quiere decir que hay una disminución de menos del 12,76%.

Al cierre de esta edición la acción de Avianca presentaba caídas dentro de los mercados de valores: en Nueva York el ADR (paquete de acciones) perdía 1,52% y se situaba en US$7,12, y en la Bolsa de Valores de Colombia bajaba 1,83% y fluctuaba cerca de los $2.680. Cabe recordar que el título de la aerolínea ya acumulaba una desvalorización del 27%, debido a la decepción de los inversionistas tras la negociación con United que solo resultó en una alianza comercial.

La suspensión de los vuelos desde y hacia Venezuela se da en medio de una difícil situación política en el país vecino. Este domingo se realizará la votación de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), impulsada por el gobierno de Nicolás Maduro. Sólo queda ver por cuánto tiempo Avianca mantiene su medida de no operar en esa nación.