Managua. El gobierno y el sector avícola nicaragüenses acordaron reforzar la vigilancia sanitaria, principalmente con inspecciones y con capacitaciones a productores, con el fin de garantizar una producción de alimentos sanos.

El acuerdo fue suscrito el martes por el director de Protección y Sanidad Agropecuaria del Ministerio Agropecuario Forestal (Magfor), Manuel Gutiérrez, y el titular de la Asociación Nacional de Avicultores y Productores de Alimentos (Anapa), Alfredo Vélez.

"Estamos firmando un convenio de cooperación para el aseguramiento del programa sanitario y el fortalecimiento de la vigilancia avícola", explicó a los periodistas el funcionario.

Con este convenio, el Magfor garantizará la vigilancia epidemiológica a través de inspecciones y el control sanitario por medio de capacitaciones a productores en todos los niveles, indicó Gutiérrez.

Las enfermedades más vigiladas por las autoridades son el virus de Newcastle, que afecta a las aves y del que Nicaragua está libre; la influenza aviar, la salmonella o tifosis pullorosis y la laringotraqueitis infecciosa aviar, precisó.

"Para nosotros es un fuerte compromiso contribuir para mantener la vigilancia epidemiológica en el sector avícola, que provee seguridad alimentaria de manera constante en carne de pollo", dijo por su lado el secretario ejecutivo de Anapa, Donald Tuckler.

Con el convenio, las autoridades realizarán muestreos y diagnósticos de enfermedades en las aves de corral de las ocho granjas afiliadas a la Anapa, mientras que esta organización aportará 96.500 dólares para que la vigilancia sea efectiva.

Según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), en 2012 se produjeron 39,33 millones de docenas de huevos y el sector avícola espera incrementar su producción en un 22,6% este año.

En 2012 el consumo anual de huevo por persona en Nicaragua rondó las 86 unidades, y en 2013 el sector avícola proyectó se alcancen los 92 huevos por persona.

Los avicultores consideran que su producción representa el 3,5% del Producto Interno Bruto (PIB).