Axa ha comenzado a desarrollar sus planes de negocio para lograr contratos de aseguramiento para los nuevos proyectos de generación de energías renovables que se concreten en México al amparo de la recién aprobada Reforma Energética.

La firma francesa afina sus estrategias para enfocarse a los segmentos de los renovables a partir de la energía eólica, mareomotriz y, eventualmente, en proyectos hidroeléctricos.

Axa diagnostica que el sector asegurador se expandirá en al menos 1% del PIB con los proyectos que logre asegurar en México, para pasar así del 2,1% de penetración al 3,1, incluso hasta el 3,5% en los siguientes cinco años, estimó Héctor Rode Haza, director general de Axa México.

Axa, aseguradora que más de 1.2 millones de clientes en México, apuesta en una primera etapa por los proyectos de energía eólica que se concreten en el norte del país, así como los que ya existen en la zona del Istmo y San Luis Potosí, éste último, donde también existe interés de los industriales por establecer nuevos proyectos en la zona del Altiplano potosino.

De acuerdo con análisis de consultoras internacionales, aseguradoras y de bancos de inversión como RSA Seguros Lloyds, la industria de los seguros en México pudiera expandirse a doble dígito durante la próxima década por la Reforma Energética, inclusive crecer en alrededor del 50% sus primas en el rubro.

“Queremos estar en el crecimiento y en todo lo que es energía renovable. Nos encantaría participar y ya nos estamos preparando para las posibilidades que vengan y se aproveche este crecimiento. Tenemos la solidez financiera. A Axa le encanta todo lo que tenga que ver con energías renovables.

(La Reforma Energética) implica un desarrollo económico para las empresas (del sector) de participar con 1% adicional sobre el PIB, que eso ya es brutal, es decir que podemos crecer alrededor del 30% por este elemento (de asegurar proyectos energéticos)” afirmó Héctor Rode.

Ajusta crecimiento para el 2014

Debido al bajo crecimiento que tuvo el sector asegurador en el primer semestre del año, Axa redujo su crecimiento del 10 al 8% para el cierre del 2014, informó el director general de la aseguradora.

“Pensamos que en este semestre podremos crecer alrededor del 8 a 9%, sólo si la situación del país mejora”, dijo Héctor Rode Haza.
De enero a junio, las 103 aseguradoras que integran el mercado mexicano presentaron una baja del 2.7%, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS).
Seguros estandarizados reducen competencia

Con respecto a la nueva Ley de Seguros y Fianzas -que entrará en vigor el 4 de abril de 2015-, dijo que el principal beneficio para los usuarios es que tendrán la garantía de que la aseguradora responderá ante cualquier siniestro.

"Los usuarios tendrán la garantía de que la compañía que les está vendiendo la póliza tiene una estabilidad financiera, que tiene los recursos financieros y operativos. Tradicionalmente la regulación de seguros amparaba solo la responsabilidad financiera y ahora será el capital y la operación controlada".

Destacó que las aseguradoras mexicanas están preparadas para la implementación de dicha ley que está basada en el modelo europeo de Solvencia II.

En cuanto a las recomendaciones de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) de implementar un seguro estandarizado en los diferentes tipos de seguros, expuso que hacerlo implicaría afectar a la competitividad.

"La idea de estandarizar más los productos va en contra de la competitividad. Hoy la gran ventaja es que las aseguradoras pueden crear seguros que cumplan las necesidades de las personas. En lo que tenemos que avanzar es en la claridad y la información de los productos que se suficientemente claro para el asegurado".

Ismael Gordillo, creador del Blog del Protector, sugirió que el sector asegurador debería crear esquemas de servicios para que exista una verdadera competencia entre las aseguradoras.

Abundó en que una aseguradora no puede vender ni competir si vende lo mismo que todas las aseguradoras, por lo que centrar el énfasis en el servicio y atención a la gente.

"Sin duda, Solvencia II es un paso adelante en el establecimiento de condiciones de solvencia del gobierno corporativo, pero lo que más nos hace falta es mejorar los esquemas de servicios".