Tegucigalpa. Los industriales del sector azucarero de Honduras pidieron ayer políticas claras para seguir invirtiendo. Los representantes de dicho sector se reunieron con el titular de la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG), Jacobo Regalado, y solicitaron seguridad jurídica para incentivar la producción de biocombustibles y etanol.

Con el incremento que registran los mercados internacionales en el precio del barril de crudo, los ingenios azucareros proyectan millonarias inversiones para la generación de energía limpia, pero para eso necesitan seguridad de parte del Estado.

El tema de expropiaciones en el Bajo Aguán y la lentitud en el análisis del decreto 18-2008 sobre la mora agraria, que se discute en el Congreso Nacional, siguen en el tapete de discusión por parte de los industriales.

En este caso, los miembros de la Asociación de Productores de Azúcar de Honduras (APAH) aseguran que no se puede seguir invirtiendo sin reglas claras. Carlos Melara, gerente de la APAH, comentó que "como inversionistas necesitamos políticas claras para salir adelante y continuar invirtiendo, principalmente si se quiere trabajar en etanol y en biocombustible".

En relación a otros temas, los azucareros descartaron un desabastecimiento del producto, pero no aseguraron estabilidad en el precio de venta.

"A nivel mundial el tema de precios está muy delicado y no solo en azúcar sino en todos los alimentos y tenemos que estar vigilantes de lo que pueda ocurrir, ya sabemos que el petróleo es el factor número uno en los costos, influyendo en un 30 por ciento, porque hay que cosechar, mover la caña y distribuirla", detalló Melara. Por su parte, Regalado dijo que se ha dialogado con los agroindustriales para poder elaborar una planeación a mediano y largo plazo y poder trabajar en conjunto en materia de la política de encadenamientos de valor que está implementando la SAG para volver la cadena más eficiente.

"Recordemos que el productor necesita del ingenio y éste a la vez de la materia prima", y la idea de todos los ingenios es continuar creciendo, poder procesar más caña de azúcar y producir más azúcar terminada, e incluso podamos hablar de valor agregado para que ese 30% que se exporta en el país pueda tener mayor valor que el mismo precio del azúcar, manifestó.

La agroindustria azucarera de Honduras está conformada por siete ingenios y 10 mil familias de productores independientes, con sus áreas agrícolas distribuidas en un 68% en la zona noroccidental, el 24% en la zona sur y un 8% en la zona central, produciendo nueve millones de quintales de azúcar en la recién pasada zafra 2009-2010.

Este rubro cuenta con aproximadamente 65 mil manzanas cultivadas con caña, de las cuales el 55% pertenece a la industria y el 45% pertenece a productores independientes, asimismo, genera empleo directo o indirecto beneficiando a alrededor del 10% de la Población Económicamente Activa (PEA) de Honduras.