Campesinos mexicanos de varias organizaciones tomaron este lunes las “bodegas azucareras” de los centros de producción (ingenios) que hay en el país exigiendo que se reduzcan las importaciones de fructosa, informó ayer la Confederación Nacional Campesina (CNC).

En un comunicado el presidente de la Unión Nacional de Productores de Caña (UNPC), Daniel Pérez Valdés, señaló que los productores manifestaron en los centros que abastecen a los 53 ingenios del país.

“Uno de los principales motivos que obligaron a los cañeros a tomar esta decisión, tanto de UNPC-CNC, como de la Unión Nacional de Cañeros (CNPR), es su exigencia por la disminución de los cupos de importación de fructuosa, que se ha convertido en el principal sustituto de azúcar que utilizan varias industrias alimentarias”, agrega la nota.

Medios locales señalaron que las protestas se extienden por los ingenios ubicados en los estados de Campeche, Morelos, Puebla y Veracruz.

Datos de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagarpa) revelan que México produjo en la zafra 2010-2011 5,1 millones de toneladas de azúcar como resultado de una cosecha de caña de azúcar nacional de 44,1 millones de toneladas.

En México la industria azucarera es históricamente una de las más importantes, debido a su relevancia económica y social en el campo, donde genera más de dos millones de empleos.