Una bacteria nativa capaz de descontaminar suelos agrícolas y forestales que han sido tratados con pesticidas del tipo s-triazinas, será comercializada en Canadá.

Los pesticidas del tipo s-trizinas, elementos tóxicos que son altamente persistentes en el ambiente, fueron el objetivo de la exitosa investigación multidisciplinaria del laboratorio de Microbiología Molecular y Biotecnología Ambiental, y el Centro de Nanotecnología y Biología de Sistemas de la Universidad Santa María (Chile).

“Efectivamente pudimos demostrar que cuando agregábamos esas bacterias a los suelos, la degradación de estos pesticidas se aceleraba considerablemente, estableciendo una gran diferencia con los procesos naturales”, afirmó Michael Seeger, director del laboratorio que lideró la investigación, quien agregó que “esta patente reconoce lo novedoso de esta invención y el potencial comercial que tiene”.

El tipo de bacteria desarrollada está capacitada para degradar herbicidas de la familia de las s-triazinas.

“La biorremediación depende del tipo de suelo, el clima y varias condiciones que deben evaluarse. El proceso fue probado en suelos de la región de Valparaíso, y observamos que la adición de las bacterias permitía una remoción mayor al 90% de los compuestos tóxicos”, añadió.

La patente fue solicitada en Canadá, EE.UU., Argentina, Colombia y Chile, países que utilizan ampliamente este tipo de pesticidas.

Así, el primer país ha realizado la evaluación más rápida del producto, concediendo el patentamiento, “lo cual abre un mercado importante en Canadá, y es un muy buen antecedente para que después esta patente sea aceptada también en los otros países”, aseguró Seeger.

El investigador enfatizó además que “la obtención de una patente internacional nos valora como Centro de investigación y es un reconocimiento frente a la comunidad científica, el mundo de la propiedad intelectual y los negocios asociados a la biotecnología”.

Para desarrollar el proyecto convergieron profesionales de áreas tales como Ingeniería Ambiental, Ingeniería Química, Bioquímica, Biología Agronomía; y estudiantes del Doctorado en Biotecnología conjunto de la USM y la PUCV. Todos forman parte de un equipo que pretende seguir trabajando en esta línea de investigación.

De hecho, “hemos estado en conversaciones con empresas que están interesadas en remover pesticidas en campos donde están pasando de una agricultura tradicional a una orgánica”, finalizó Seeger.

En Chile, el proceso que podría conferir la patente al desarrollo de los investigadores del Centro de Nanotecnología y Biología de Sistemas de la USM, aun está en marcha.