-En 2010, PepsiCo Alimentos Ecuador obtuvo 34 millones de dólares por venta, lo que representóun alza de 15%. ¿Es un resultado satisfactorio?

-Es muy bueno, pero siempre podría mejorar. Las oportunidades en el mercado se ven prometedoras: la gente parece feliz, la economía parece estar yendo bastante bien y estoy contento con el crecimiento. Ecuador es para nosotros un mercado creciente.

-¿Cuáles son los movimientos que ha dado PepsiCo en los últimos años para tratar de obtener una mejor participación de mercado en el país?

-Hemos introducido nuevos sabores en el segmento de las papas fritas; tenemos planes de desarrollo muy agresivos en mercados como Guayaquil y Cuenca; estamos manteniendo o creciendo en nuestra participación de mercado y hemos anunciado públicamente un compromiso para invertir US$ 100 millones, desde este año y durante los próximos cuatro, en capital, equipos y apoyo a nuestro sistema de mercadeo.

-¿Qué resultados ha obtenido?

-Nuestro crecimiento en la línea general de snacks confirma que somos líderes del mercado; tenemos el 19% de participación, y llegamos al 75% si hablamos de la subcategoría de bocaditos salados. Nuestro negocio de alimentos –como concepto de PepsiCo a nivel mundial– es un negocio local; en la medida que conocemos el mercado mejor que nuestros competidores, podemos crear productos y snacks locales que a los consumidores les encantará.

-¿Qué papel han jugado sus socios locales, Delisoda e Industrial Molinera?

-Tenemos asociaciones en todo el mundo; en el negocio de bebidas, la matriz es la que provee nuevos productos y con frecuencia tenemos un socio embotellador que lleva el mercado y conoce al cliente. Delisoda maneja en el Ecuador toda la línea de bebidas (Pepsi, Pepsi light, Seven Up y Gatorade) y está haciendo un buen trabajo; con Industrial Molinera tenemos una relación de largo plazo especialmente en el negocio de Avena Quaker, producen y venden nuestros productos.

-¿Existen a la vista nuevas asociaciones de este tipo en Ecuador?

-Queremos expandir nuestra presencia en el mercado y en el negocio de alimentos hay muchas categorías más allá de los snacks de sal que nos parecen atractivas.

-¿Cuáles?

-Todas (se ríe).

-PepsiCo está invirtiendo en el desarrollo de un portafolio más saludable; ¿es parte de la estrategia de expansión?

-Anunciamos el ‘Grupo Global de Nutrición’ –que trabaja en innovación dentro de la empresa– porque en el mundo los consumidores están cada vez más conscientes de sus elecciones; algunas están relacionadas con diversión y otras con necesidades nutricionales. Tenemos la oportunidad de crear un negocio global de US$ 30.000 millones en productos nutritivos, anclado en parte a través de Quaker; mientras en productos divertidos, como Lay’s y Doritos, buscamos formas de reducir los niveles de sodio sin cambiar el sabor, vamos hacia aceites más saludables y, en donde podemos, agregamos granos enteros.

-Si es una tendencia mundial, ¿por ahí va el grueso del negocio de PepsiCo a futuro?

-Sí. PepsiCo representa ahora US$ 60.000 millones, de los cuales US$ 10.000 millones son ‘Nutrición Global’; nuestra meta es llegar, en cinco años y un poco más, a los US$100.000 millones y que los productos nutritivos alcancen los US$ 30.000. Y en el camino, mantendremos nuestro compromiso con el ambiente; tanto dentro de la fabricación que controlamos como en los sectores relacionados que nos apoyan, queremos que se comparta la meta de reducir la huella ambiental.

-Con estas cifras como objetivo, ¿cuáles son las oportunidades en América Latina?

-Quaker es el negocio de mayor crecimiento que tenemos en la región. Pusimos la avena en formas convenientes de snacks, galletas y barras que son nutritivas y que están en México, Colombia, Chile, Argentina y Brasil.

-¿Cuánto pesa la región dentro de la cartera global de PepsiCo?

-Del 15% al 20% de nuestras ganancias están en América Latina; la vemos como un mercado muy importante en el futuro, las familias están mejorando sus ingresos y esto se debe a que las economías se han fortalecido en la gran mayoría de países. México es fuerte, Brasil, Chile, Argentina son fuertes… Perú está muy bien, Ecuador también crece; mientras Estados Unidos acaba de informar que tuvo un crecimiento del 1% y en Europa ocurre algo similar.
Excluyendo a China e India, esperamos que América Latina lidere el crecimiento de PepsiCo a nivel global.

-¿Con qué preocupaciones y expectativas mira PepsiCo a la región desde el punto de vista político?

-Nosotros desarrollamos negocios locales; trabajamos con los gobiernos locales, hemos estado en la región por 30 ó 40 años y ha habido muchos cambios en este tiempo. Apuesto a que los cambios seguirán; nosotros hemos aprendido a adaptarnos y seguimos creciendo en nuestros negocios.