Quito. Temas como la necesidad de aumentar la productividad por hectárea y la competitividad en los mercados forman parte de la agenda de la II Cumbre Mundial de Banano, evento que arrancó este lunes en el Centro de Convenciones.

Durante el primer día de la cumbre, Sergio Seminario, ex ministro de Agricultura, señaló que uno de los temas importantes para el sector es que ha caído la demanda de banano por parte de la Unión Europea.

Esto, explicó, se debería a que los jóvenes y los adultos mayores, los compradores más importantes de la fruta, son los segmentos mayormente afectados por la crisis económica.

Seminario cree que este año las ventas a esa región caerían unas 700 mil cajas, en relación al año anterior.

Sin embargo, remarcó que el grupo de países europeos sigue siendo uno de los principales mercados para el producto por lo que habría que buscar alternativas para mejorar los precios de la fruta y poder competir.

Cecilio Jalil, presidente de la Asociación de la Industria Bananera Ecuatoriana, mencionó que no hay buenas expectativas para las exportaciones de banano, pues el precio en la temporada baja está muy deprimido, pero ello cree que se debe buscar mejor la productividad.

Jalil especifica que los grandes agricultores tienen buenos niveles de producción de cajas por hectárea, pero los pequeños hacen que baje el promedio nacional. Como ejemplo cita Costa Rica, donde dice están entre las 2.500 y 3 mil cajas por hectárea, mientras en Ecuador se ubican en 1.200 cajas por cada hectárea.

Según las cifras de Jalil, el 60% de productores son pequeños, pero solo ocupan el 30% de las plantaciones en el país.

La cumbre se extenderá hasta mañana. Cuenta con 10 conferenciantes invitados y hay 49 expositores en los stands.