La Paz. El secretario ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), Nelson Villalobos, informó el viernes que se analizará "caso por caso" la situación de los damnificados en el país, para aprobar o no el retraso de seis meses en el cobro de créditos, en el marco de la última disposición aprobada por la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi).

En rueda de prensa, Villalobos explicó que la evaluación de la banca estará orientada a verificar si las constantes lluvias afectaron realmente la capacidad de pago del prestatario, porque -dijo- "cada caso es particular".

"Los bancos harán una evaluación individual, caso por caso, porque cada caso tiene sus connotaciones particulares, desde el propio crédito, las garantías y la capacidad de pago de un prestatario. En todo caso, este tipo de análisis pasa por primero conocer en qué medida los prestatarios de la banca han sido afectados", indicó.

En las últimas horas, la Asfi emitió una resolución que instruye a las entidades bancarias del país, viabilizar una "tolerancia" de seis meses para los prestatarios afectados por los desastres naturales en el pago de sus créditos e intereses.

No obstante, Villalobos consideró que "puede que en algunos casos" se haya afectado la vivienda o garantía del prestatario, pero no en su capacidad de pago.

"Ese es un factor de evaluación importante, por lo tanto, si la capacidad de pago de un prestatario se ve afectada, obviamente es uno de los créditos que hay que considerar dentro esta pausa para el cobro", agregó.

En el país, las lluvias e inundaciones segaron la vida de 57 personas hasta el momento y afectaron las viviendas y cosechas de casi 60.000 familias, principalmente en el departamento de Beni, informaron fuentes oficiales.