La Paz. Las utilidades de la banca privada en el último quinquenio se multiplicaron casi en 30 veces con respecto al anterior (2001-2005) y llegaron a $us US$593 millones a marzo de este año. Asoban asegura que los recursos se reinvierten principalmente en la capitalización de las entidades.

De acuerdo con datos de la Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (Asfi), expresados en los estados financieros de la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban), en los últimos cinco años (2006-2010), las utilidades de la banca sumaron US$562 millones, siendo que en el período 2001-2005 el sector sólo percibió US$19 millones.

Las utilidades del último quinquenio, sumadas a las obtenidas al 11 de marzo de esta gestión, llegan a US$593 millones, señalan los datos. El secretario ejecutivo y vocero de Asoban, Marcelo Montero, informó, en respuesta a un cuestionario enviado por La Razón, que en la anterior gestión el sistema bancario “capitalizó más de 50% de sus utilidades”.

La medida “fortaleció” la posición patrimonial del sector —por encima de los requerimientos legales de mantener el 10% de patrimonio respecto a los activos de riesgo— llegando a tener un Coeficiente de Adecuación Patrimonial promedio de 13%. “Esta capitalización permite a la banca contar con un mayor margen legal para otorgar créditos”, explicó Montero.

Los depósitos al 30 de abril de este año alcanzaron los US$7.715 millones y la colocación de créditos a US$5.667 millones. La cartera productiva (industria manufacturera, construcción y sector agropecuario) captó el 35,5% de las colocaciones y el financiamiento a actividades de servicios (hoteles, restaurantes, comunicación y transporte) alcanzó el 26,1%. “El resto de la cartera está destinado a actividades de comercio que permiten la movilización de los productos y servicios al consumidor final”, precisó Montero.

Condiciones. El 3 de mayo, el ministro de Trabajo, Félix Rojas, anunció que la nueva Ley de Bancos y Entidades Financieras incluirá la regulación de tasas de interés del sistema financiero. “La banca ha progresado mucho” en los últimos años “dentro de las normas de control impuestas por el Gobierno”, señaló la autoridad.

El 7 de mayo, la directora de la Asfi, Lenny Valdivia, confirmó a La Razón que la regulación de tasas no esperará a que se apruebe la nueva ley del sector y que la entidad ya inició un estudio técnico para implementar la medida.

Al respecto, Montero replicó que si “la fijación de tasas no responde a la estructura de riesgos de los bancos, e implica una mayor reducción de tasas respecto a los esfuerzos que ya ha hecho por sí misma la banca”, la regulación “tendría como consecuencia la disminución de los ingresos” del sector.

“Si los ingresos de los bancos disminuyen, será necesario un ajuste en los gastos” para “precautelar la sostenibilidad y solvencia del sector, lo cual puede afectar la innovación tecnológica y la bancarización. Los bancos deben generar utilidades, porque la capitalización (que permite la reinversión de utilidades y la posibilidad de atraer más inversionistas que aporten capital) sólo es posible en entidades que registran resultados positivos”, sostuvo.

Liquidez del sistema. Según datos de Asoban, la liquidez del sistema al primer trimestre de 2011 (US$3.085 millones) disminuyó respecto a similar período del 2010 en US$368 millones, a causa de un mayor crecimiento de la cartera respecto a los depósitos.