Lima. La firma administradora del complejo metalúrgico Doe Run Perú dijo este lunes que un banco de inversión elegirá a una empresa para que opere a la minera local, que reinició parcialmente sus actividades el fin de semana luego de haber estado paralizada durante tres años por millonarias deudas.

La metalúrgica Doe Run retomó las operaciones de su circuito de zinc el sábado y en dos meses reiniciaría el de plomo, que ya cumple con las exigencias ambientales.

La representante de la firma Right Business, Rocío Chávez, informó que la empresa que gane el concurso público operará la unidad de negocio Mina Cobriza y el complejo metalúrgico de La Oroya, ambos ubicados en la sierra central del Perú.

"Estamos ad portas de elegir a la banca de inversión que se encargará, bajo términos de referencia que deberán ser aprobados por la Junta de Acreedores en agosto, de elaborar los lineamientos y las bases del concurso público internacional para elegir al operador", dijo la ejecutiva a la radio local RPP.

La Junta de Acreedores de Doe Run designó a fines de mayo a Right Business como la nueva administradora del complejo, con miras a llevar a cabo el proceso de liquidación tras haber rechazado, hasta en dos oportunidades, el plan de reestructuración de la empresa.

Esta junta aprobó el inicio de un proceso denominado "liquidación en marcha", bajo el cual la empresa continúa funcionando por hasta un año con una nueva administración y con los trabajadores percibiendo sus sueldos.

De acuerdo al proceso concursal vigente, Right Business debe presentar a la Junta de Acreedores de Doe Run los esquemas para iniciar una reestructuración o buscar otro inversionista que aporte capital a la fundición, explicó el gobierno.

La empresa está evaluando la viabilidad del negocio "de cara a que, en esta Junta de Acreedores, ellos decidan si quieren hacer un retorno de una liquidación en marcha a una reestructuración", precisó la representante de Right Business.

El complejo metalúrgico tiene tres grandes líneas de producción: zinc, plomo y cobre, de las cuales en el último ramo sigue pendiente la construcción de una planta de ácido sulfúrico, requisito necesario para poder operar.

Right Business también destacó que el reinicio del circuito de zinc permitirá que los sueldos de 450 trabajadores que laboran en esa planta ya no dependan de la Mina Cobriza, que venía asumiendo los pagos de 2.400 empleados no activos.

El complejo metalúrgico La Oroya, que fue en su momento el sexto exportador de metales del país, fue paralizado hace casi tres años, pero Doe Run Perú ha estado pagando durante este tiempo un sueldo parcial a sus cerca de 3.500 trabajadores.

La imagen de Doe Run Perú -filial del estadounidense Renco Group- fue seriamente afectada en el 2009, cuando incumplió con la última extensión del plazo que el Congreso le concedió para concretar su plan ambiental para mejorar o remediar la contaminada zona.