Quito. A la hora de los recuentos, el sistema financiero ecuatoriano, anota cifras positivas. Hasta noviembre pasado los 25 bancos privados del país tenían un crecimiento en todos sus indicadores.

De acuerdo aun balance entregado por la Asociación de Bancos Privados de Ecuador (Abpe), los activos alcanzaron US$19.832 millones lo que representa un crecimiento del 18,4% respecto del año pasado.

Según la agencia Andes, el patrimonio (que incluye utilidades) creció un promedio del 11,3% y se ubicó en US$2.058,6 millones respecto de 2009 cuando alcanzó los US$1.850 millones.

“El sistema bancario ecuatoriano termina sólido, solvente y liquido. Ya no tanto para beneficio de los propietarios y de los bancos  sino fundamentalmente para beneficio los clientes”; dijo César Robalino, director Ejecutivo de la Asociación de Bancos Privados del Ecuador.

Por su parte, el presidente del directorio del Banco Central del Ecuador, Diego Borja, consideró que este es uno de los resultados de decisiones tomadas por el gobierno como la obligatoriedad de que una parte de los recursos que tiene la banca depositados en el exterior se quede en el país con el fin de generar liquidez crediticia.

“El mantener un coeficiente de liquidez doméstica de 600 millones , no solo que fue adecuado  para defender la doliarizaciónh sino que contribuyó a dinamizar el crédito”, recalcó.

El crédito cerrará el año con un crecimiento de entre el 20% y el 22%, a ello se suma los préstamos comerciales que subieron a US$5.023 millones de dólares, un 16,4% frente al 2009.

El crédito de consumo aumentó un 28% lo mismo que el crédito para la vivienda (11,7%)  y el microcrédito con un 12,5%. En tanto, la morosidad se redujo del 3,8% al 3%.