Ciudad de Panamá. Calma y pensamiento positivo parece haber sido el espíritu al interior del Centro Bancario panameño mientras se hacían los ajustes necesarias para sortear la crisis y evitar los posibles efectos del contagio de la crisis financiera internacional.

El buen ánimo fue reafirmado por los especialistas de la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), la entidad reguladora del sector, al presentar en la capital panameña las cifras sobre el desempeño del Centro durante el primer semestre de este año.

Los números reportados hablan de un nivel de activos en el Centro Bancario panameño de US$65.807 millones, lo que representa un crecimiento de 3% en comparación con igual período del año anterior.

El secretario general de la SBP, Amauri Castillo, aseguró en entrevista con AméricaEconomía.com que se ha superado en la plaza bancaria el efecto de la crisis financiera internacional, la cual provocó una actitud más cautelosa por parte de los actores que tienen presencia en el país.

“Lo peor ha pasado para una economía como la panameña, integrada a los mercados internacionales y dolarizada”, explicó.

No obstante el optimismo, Castillo reconoció que en la SBP sigue muy de cerca lo que ocurre en Estados Unidos y Europa, ante las señales  pesimistas que se están emitiendo.

En el Centro Bancario panameño hay 93 entidades que operan con licencia general, internacional o como oficinas de representación, según datos de la SBP.

Al presentar el balance, el superintendente de Bancos de Panamá, Alberto Diamond, destacó que el crecimiento de los activos, durante el período, se vio fortalecido por un repunte importante de la cartera de crédito, el cual está sostenido por una sólida fuente de fondeo.

El crédito interno para el sector privado se detalló que ha mostrado una dinámica positiva en este período, al ubicarse en US$23.089 millones, US$1.536 millones más que el año anterior.

El superintendente destacó asimismo que la dinámica del crédito al sector privado se evidenció en el comportamiento favorable de los renglones de la construcción con 15,0% de los créditos; ganadería 13,4%; hipotecas con 13,3%, así como en el consumo personal con 6,8%, y en el comercio con 5,1%.

En resumen, según se informó, los desembolsos de préstamos en el período de enero a junio 2010 se ubicaron en US$8.053 millones y experimentaron un crecimiento de 3,8%, US$294 millones más que el año pasado.

Los depósitos internos de particulares se ubicaron, en tanto, a junio pasado según la SBP, en US$22.690 millones, lo cual representa un crecimiento de 10,4% con respecto a similar período del año anterior.

Lecciones aprendidas. A criterio del secretario general de la SBP, tras la experiencia de la crisis se ha fortalecido el manejo bancario en la plaza panameña, sobre todo por el cuidado de la liquidez.

“La idea es que empiece a fluir el financiamiento, y que, tras haberse capeado el temporal, el sector bancario pueda seguir siendo importante para el desarrollo del país”, expuso.

Según Castillo, es de prever que en el segundo semestre del año haya un mayor dinamismo en el otorgamiento de crédito en el Centro Bancario. Resaltó que en lo que va del año se han aprobado seis nuevas licencias en la plaza bancaria panameña, y destacó que están en trámite alrededor de siete licencias más.

Entre las solicitudes, según la fuente, hay dos de bancos de capital venezolano, una entidad del Principado de Andorra que pidió un cambio de licencia, y una entidad de Guatemala.

El Centro Bancario en Panamá genera alrededor de 19.200 puestos de trabajo. Se estima además, según Castillo, que el sector financiero representaba a marzo de este año alrededor de 8,3% del Producto Interno Bruto (PIB) del país.