Tegucigalpa. La banca privada nacional es uno de los mayores aportantes al fisco hondureño. Por concepto del pago del Impuesto Sobre la Renta (ISR) contribuyó con 1.251 millones de lempiras (US$66 millones) durante el año 2010.

Esa cantidad de dinero significó el 9.4% de las recaudaciones totales del ISR, que fue de 13.231 millones (US$698 millones). Por su parte, las utilidades bancarias fueron de 2.403 millones de lempiras (US$126 millones).

El boletín estadístico mensual que prepara la Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNSB) señala que de enero a mayo de 2011, las 17 instituciones bancarias autorizadas para operar en el mercado hondureño han aportado 624 millones de lempiras  (US$33 millones)por ese concepto, equivalente a 11.2% del impuesto sobre la renta total de ese periodo, que fue de 5.536 millones (US$292 millones).

Hasta mayo anterior, las utilidades sumaron 1.148 millones de lempiras (US$61 millones), superior a los 1.135 millones (US$ 60 millones) de similar periodo del año pasado.