Madrid. El banco español BBVA estudia seguir realizando compras en América Latina en solitario o con socios, apostando a una región que seguirá siendo el motor de sus ingresos este año, dijo el responsable de la entidad para la región.

"Es posible que se den algunas otras opciones (de adquisiciones) en el año 2011 tras la compra de Credit Uruguay en 2010, pero hay mucha competencia para el crecimiento no orgánico y los vendedores son pocos. Pero vamos a estar ahí", explicó Vicente Rodero durante el Foro de Reuters sobre Inversión en América Latina.

El ejecutivo explicó que, como el tamaño de las eventuales entidades a comprar sería mediano, no sería necesario realizar una ampliación de capital para financiar las transacciones.

"Las operaciones de adquisición se pueden financiar solas o con socios y por eso nos sentimos confortables. En todo caso, si hubiera una oportunidad, tendría un tamaño asumible con la actual posición de capital del grupo, sin necesidad de acudir a los mercados", agregó Rodero.

La compra de Credit Uruguay en 2010 habría costado entre US$100 millones y US$125 millones.

Rodero se mostró optimista sobre las buenas perspectivas de crecimiento para Latinoamérica en el 2011, que debería traducirse también en una reducción de la morosidad y de las provisiones en prácticamente todas sus filiales, con excepción de Venezuela.

Rodero auguró tasas de crecimiento económico cercanas al 7% en el caso de Perú y Panamá, por encima del 6% en el caso de Chile y Uruguay y de entre 4% y 4,5% para México.

"En ese entorno para BBVA vamos a estar con un margen neto que va a crecer entre un 5% y un 10% y un beneficio que crecerá en dos dígitos en el conjunto de la región en el 2011" manifestó.