Sao Paulo. Banco Cruzeiro do Sul, el prestamista brasileño intervenido por el Banco Central en junio, no recibió ofertas de compra en firme la semana pasada por el temor a una potencial liquidación que ha atemorizado a los clientes y a los potenciales interesados en absorber la entidad, publicó este lunes un diario local.

Ninguno de los seis bancos que mostraron un interés inicial en Cruzeiro do Sul apareció el viernes en la casa matriz del fondo de depósito de garantía FGC para hacer una oferta firme, dijo el diario Valor, que no explicó de dónde obtuvo la información.

FGC, de propiedad privada, está administrando Cruzeiro do Sul a nombre del Banco Central.

Las llamadas hechas por Reuters a Antônio Carlos Bueno, presidente del FGC, y a la portavoz de Cruzeiro do Sul no fueron respondidas de inmediato.

Bueno dijo recientemente que el fondo decidirá el 12 de septiembre si liquida el banco o lo vende a un rival.

La imposibilidad de vender la entidad podría generar la mayor quiebra en la industria financiera de Brasil desde la intervención y liquidación del Banco Santos en el 2005.

Cruzeiro do Sul fue puesto bajo la administración del FGC hasta fin de año después de que el Banco Central descubriera problemas de contabilidad que llevaron a un déficit de US$1.300 millones.

Tanto FGC como Cruzeiro do Sul no pudieron captar el apoyo necesario para un plan de recompra de bonos de US$1.590 millones antes del miércoles, agregó el diario.

FGC tiene hasta el miércoles para conseguir la aprobación de al menos el 90% de sus acreedores para un descuento promedio del 49,3% de su deuda.