Río de Janeiro. El banco brasileño de inversiones Safra negó las denuncias de soborno a funcionarios del fisco brasileño o haber sido beneficiado en procesos administrativos para condonarle deudas.

En un comunicado, el banco Safra rechazó las acusaciones de la Fiscalía, que acusó la entidad, tras haber realizado escuchas telefónicas, de haber pagado sobornos de 15,3 millones de reales (unos US$4,25 millones) a funcionarios del fisco a cambio de que estos amañasen unos procesos administrativos para condonarle deudas tributarias en 2014.

El banco considera que las acusaciones son "infundadas" y que "no ha habido cualquier irregularidad en los negocios del Grupo Safra".

Las deudas con el fisco correspondían a JS Administradora, empresa del Grupo Safra, y en el momento de los hechos ascendían a 1.493 millones de reales (unos US$415 millones).

El grupo Safra es propiedad de Joseph Safra, considerado como el banquero más rico del mundo, con una fortuna estimada en unos US$18.100 millones, según la revista Forbes.